Ir a contenido

CÓMO EMPEZO...

Samsung: de exportar pescado seco a líder en móviles

Samsung nació en 1938 como negocio exportador y diversificó su oferta hacia todo tipo de sectores, incluido el de electrónica

Josep M. Berengueras

Fábrica de Samsung en los años 70.

Fábrica de Samsung en los años 70. / SAMSUNG

Corría el año 1938 cuando el coreano Lee Byung-chul, con solo 28 años, decidió emprender y montar su propia empresa en Daegu. Estaba dedicada a la exportación e importación de alimentos (por ejemplo, pescado seco o fideos), tanto dentro del país como a los estados vecinos. La llamó Samsung, que en coreano significa tres estrellas.

Acabada la segunda guerra mundial, Lee logró ampliar el negocio a productos como el textil, y mudó la compañía a Seúl. Creó una filial dedicada al comercio y a la construcción, y durante la guerra de Corea, abrió en Busán una refinería de azúcar.

Lee siguió diversificando el negocio gracias a los contactos gubernamentales ya a la visión de negocio de su fundador: molinos de harina, seguros, comercio, inversiones... La llegada al poder del General Park en 1961 convertiría a Samsung en una de las empresas más prominentes del país (chaebol).

En 1969 Samsung inició el que es ahora su principal negocio: fundó Samsung Electronics (y otras filiales del sector) y llegó a un acuerdo con las japonesas Sanyo y NEC para enviar a un equipo para que aprendiese cómo producir ciertos productos. De hecho, en noviembre de 1970 la empresa ya había logrado producir su primer producto: un televisor en blanco y negro de 12 pulgadas.

Ambición

La empresa era ambiciosa. Creó su propia fábrica y sistema de producción, y en 1973 puso a la venta el televisor de 19 pulgadas Maha 506, que fue un superventas en Corea del Sur. Amplió capital, puso en marcha otras fábricas, y diversificó negocio: casetes, frigoríficos, aires acondicionados, lavadoras... En 1974, además, empezó a producir sus propios semiconductores tras comprar un líder local. Las teles en color llegarían en 1976 y los microondas en 1979, mismo año en que comenzó a producir VHS. 

La década de 1980 fue la de la expansión y gran cambio de Samsung. Tras la compra de una empresa especializada en telecomunicaciones, la firma comenzó a explorar la telefonía (de hilo) y los faxes, mientras empezaba a producir también ordenadores. Abrió incluso una fábrica en Portugal.

La muerte de su fundador en 1987 conllevó la separación del gigante en cuatro grandes compañías, que siguen hoy en día en marcha, siendo la actual Samsung una de ellas, que incluía el negocio de electrónica, construcción y astilleros. Lee Kun-hee, hijo del fundador, tomaría las riendas de la empresa. Este decidió apostar por la I+D para crecer. Y dio resultados: en 1992 ya tenía su primer teléfono móvil.

Samsung es hoy un gigante mundial de la electrónica, la construcción, la fabricación de barcos, los hoteles, los seguros... aunque la primera es la que se lleva la mayor visibilidad.