Ir a contenido

NUEVA MOVILIDAD

Drivy: 'carsharing' sostenible

Drivy dispone de 1.250 coches registrados en su plataforma en Barcelona

El objetivo del 2019 es aumentar la flota de vehículos eléctricos

Guillem Tapia

Jaume Suñol, director de Drivy en España.

Jaume Suñol, director de Drivy en España.

Drivy hará del coche eléctrico su gran apuesta estratégica para el 2019. La firma de origen francés, cuya sede en España está en el Pier 01 de Barcelona, confía en reunir una flota de 150 vehículos eléctricos en la capital catalana durante el próximo ejercicio.

La firma ofrece un servicio de 'carsharing' que propicia el alquiler de vehículos entre particulares y, por tanto, alcanzar esta cifra también dependerá de las personas que se registren en la plataforma. "A los usuarios que ofrezcan su automóvil eléctrico no les cobraremos nuestra comisión. Es la manera con la que vamos a intentar disponer de la mayor flota eléctrica posible”, explica Jaume Suñol, director de Drivy en España.

En el caso de los automóviles con motor de combustión, la 'start-up' cobra una tasa del 17% sobre el precio del alquiler del coche, la compañía que asegura el servicio se embolsa un 10%, la empresa de asistencia en carretera otro 3% y el montante restante va a parar al propietario del vehículo.

Actualmente Drivy tiene un total de 5.500 coches registrados en España -lo que no significa que todos los vehículos estén disponibles simultáneamente-, de los cuales 1.250 se encuentran en Barcelona. Según la compañía, un usuario que tenga su coche siempre disponible para alquilar puede ingresar entre 400 y 600 euros al mes, dependiendo de la época del año. En la plataforma, además de personas a nivel individual que quieren obtener un rendimiento económico de su automóvil cuando no lo utilizan, también hay pequeñas empresas que disponen de flotas de "3 o 4 coches" exclusivamente para alquilarlos.

El modelo de 'carsharing' de Drivy es el denominado 'round trip', que implica recoger el automóvil en un punto y devolverlo al mismo emplazamiento. Los plazos del alquiler van desde un mínimo de 12 horas hasta un máximo de 30 días, el precio por el uso del vehículo lo establece su propietario y su utilización más frecuente es para realizar desplazamientos interurbanos.

La compañía está instalando en los coches de menos de ocho años registrados en la plataforma la tecnología Drivy open–que permite abrir los automóviles mediante una app móvil- pero en la mayoría de casos todavía es necesario que arrendador y arrendatario concierten una cita para realizar la entrega de las llaves del automóvil.

De los dos millones de usuarios de Drivy en Europa, 180.000 están en España. La plantilla total de la empresa está compuesta por 120 trabajadores, mientras que en la sucursal española dirigida por Suñol trabajan 11 personas, principalmente realizando labores de márketing.