Ir a contenido

negocio audiovisual

La escuela 3D de Barcelona

FX Animation School forma a profesionales en materias como la realidad virtual y la infoarquitectura

Este año, la compañía ha puesto en marcha Señora X, su propia productora audiovisual

Guillem Tapia

La escuela 3D de Barcelona

Todo comenzó con Star Wars. La saga concebida por George Lucas impresionó de tal manera a los hermanos Vilà Roig que decidieron encaminar sus futuros profesionales hacia el séptimo arte.

Xes se enfocó en la creación de efectos visuales y la animación 3D –si bien también trabajó durante 10 años para Seat realizando simulaciones virtuales–, mientras que Fàtima centró su carrera artística en la interpretación y la dirección, además de acumular experiencia en los departamentos de márketing de diversas empresas. Ya en el 2006, los dos hermanos decidieron poner en marcha un proyecto propio, la FX Animation 3D & Film School.

"Nos dimos cuenta de que la industria audiovisual cada vez demandaría más profesionales de la animación 3D y, en cambio, prácticamente no existía formación en este ámbito", comenta Fàtima Vilà, directora general de la escuela y única propietaria desde que su hermano se desvinculó del proyecto en 2017.

En estos 12 años, FX Animation School ha crecido notablemente, y ha pasado de ser una pequeña academia a ocupar un recinto de cuatro plantas y 2.500 metros cuadrados –con estudio de grabación incluido– que acoge a 350 alumnos en el 22@. 

El centro también ha evolucionado en cuanto su oferta formativa, que inicialmente estaba compuesta únicamente por estudios técnicos de animación y que, tras la fusión con la escuela Estudio de Cine en 2015, se amplió a las ramas tradicionales de la cinematografía como la dirección, el guion y la edición y montaje. No obstante, el punto fuerte de la academia sigue siendo la formación en 3D aplicada a materias como los efectos visuales, la animación de personajes, los videojuegos, la infoarquitectura y, más recientemente, la realidad virtual.

Las carreras que ofrece FX Animation School no están homologadas por ninguna universidad pública –"nos avalan los fabricantes de 'software'”, apunta Vilà–, y están muy enfocadas a las demandas de la industria. Según datos de la propia escuela, el 99% de los alumnos tienen trabajo al finalizar sus estudios y el precio medio de la matrícula anual de una carrera o master es de 9.000 euros.

Recientemente, el centro también ha lanzado Señora X Productions, su propia productora de cine. Aunque es posible que algunos estudiantes se incorporen a este nuevo proyecto, el objetivo principal de la iniciativa es que los 30 profesores de la escuela no tengan que apartarse de la producción audiovisual mientras ejercen de docentes. De momento, Señora X ya ha participado en la producción de la película 'Oculto el Sol' y el corto 'Fuera de catálogo'.