Ir a contenido

SECTOR AL ALZA

Barcelona Global reclama una fiscalidad más competitiva para las 'start-ups'

"En Portugal o Italia la fiscalidad es mejor", afirma la asociación

Josep M. Berengueras

Juan Antonio Alcaraz (CaixaBank), Pau Guardans i Cambó (Barcelona Global) y Miguel Valls (Barcelona Tech City).

Juan Antonio Alcaraz (CaixaBank), Pau Guardans i Cambó (Barcelona Global) y Miguel Valls (Barcelona Tech City). / DANNY CAMINAL

Barcelona cuenta con una sólida base de ‘scale-ups’, es decir, start-ups ya consolidadas que han levantado al menos un millón de euros de financiación (son 131 en Barcelona, el 10%-15% del total). Sin embargo, para que el sector se siga desarrollando, quedan pendientes cuestiones como una mejora de la fiscalidad, nuevos fondos de capital riesgo o la reducción de la burocracia.

Esta es una de las principales conclusiones de un estudio de Barcelona Global presentado este martes, en el que han colaborado tanto Barcelona Tech City como CaixaBank. El informe, que analiza el sector de las ‘scale-ups’, se ha llevado a cabo a través de encuestas y cuestionarios.

Según el texto, los principales factores que motivan a los emprendedores globales a impulsar nuevas iniciativas en Barcelona son la elevada calidad de vida, la seguridad de la ciudad y la buena conectividad geográfica, además de la alta oferta cultura. Todo ello contribuye a la atracción de talento internacional. En cambio, el clima político apenas aparece entre los motivos que incomodan a los emprendedores. “Barcelona cuenta con un clima sólido y una trayectoria de éxito”, ha destacado el presidente de Barcelona Global, Pau Guardans i Cambó.

El punto de partida es positivo, pero los emprendedores destacan varios puntos negativos. Por ejemplo, destacan que no es complicado encontrar financiación en fase semilla, pero sí en la fase de crecimiento “Un símbolo de madurez es que haya bastantes fondos locales focalizados en el crecimiento”, afirma. Los impuestos son uno de los aspectos más negativos destacados por los emprendedores, tanto en el punto de vista personal como en el del negocio: desde las ‘stock options’ a las ayudas, pasando por la fiscalidad en los cambios de residencia…

Ante este escenario, Barcelona Global ha detectado cinco medidas que se deberían tomar. La primera es mejorar la fiscalidad, en especial en lo referente a la remuneración de los empleados (como las stock options o la fiscalidad de los gestores de fondos). “En Portugal o Italia es mucho mejor. Son la competencia directa, y por ejemplo han respondido al brexit con más agilidad”, ha señalado Guardans.

Además, se debe impulsar la creación de fondos de capital riesgo orientados al segmento del growth (inversiones de entre 5 y 15 millones de euros), y reducir los trámites para la contratación de talento internacional (“a veces es algo tan sencillo como poner más funcionarios”, ha remarcado Guardans). También, hay que promover la formación de talento y de los perfiles más demandados.

El último elemento clave a resolver es la mejora de los espacios. “Está muy bien decir que en Barcelona hay un ecosistema muy atractivo, pero faltan espacios para que puedan crecer”, ha destacado Guardans. En este sentido, Barcelona Global realizará un inventario de ciudad para identificar “los recursos ociosos que hay en Barcelona”.

Temas: Start-ups