22 sep 2020

Ir a contenido

INVERSIONES

El capital riesgo engrasa la máquina

Guillem Tapia

El Pier 01 de Barcelona, la casa de las start-ups.

El Pier 01 de Barcelona, la casa de las start-ups. / Elisenda Pons

La mayoría de los expertos coinciden en que hay dos elementos esenciales para que el ecosistema start-up pueda desarrollarse: el acceso al talento y la financiación. En cuanto a este último, el capital riesgo es el encargado de pagar la fiesta. En el caso de Barcelona, las dos grandes entidades bancarias catalanas, a través de sus divisiones de venture capital, son las más activas en la financiación de proyectos emprendedores de base tecnológica. 

Entre el 2017 y lo que llevamos del 2018 se han producido 154 inversiones de este tipo, según datos de Barcelona & Catalonia Startup HubCaixa Capital Risc ha participado en el 7% de las rondas de start-ups catalanas, mientras que Sabadell Venture Capital ha tomado parte en el 6% de las operaciones. Cuando hablamos de las rondas de mayor envergadura, aquellas que superan los cinco millones de euros, el peso específico de estas entidades financieras es todavía más elevado. Del total de 27 rondas que superaron este importe, Caixa Capital Risc participó en el 22% y Sabadell Venture Capital hizo lo propio en el 15%.

Desinversiones

En el 2017, las start-ups levantaron 502 millones de euros, lo que supone el 25% más que el año anterior y representa el 58% de la inversión total en España, según un estudio de la Mobile World Capital. Sin embargo, los exits (desinversiones) de empresas, que es una de las métricas clave para analizar el sector start-up, descendieron. En el 2016 se alcanzaron los 613 millones, frente a los 285 millones del 2017, principalmente por la venta de Privalia a Vente Privée por unos 500 millones de euros hace ahora dos años. 

«En los últimos tiempos, hemos vivido un auge de la inversión en start-ups. Barcelona ha mejorado mucho en este sentido, pero aún queda trabajo por hacer en cuanto las rondas de serie B y C [las de más importe]», apunta Pere Duran, director del 4 Years From Now (4YFN). El directivo también advierte de que actualmente el sector vive un momento dulce, y es posible que en el futuro la actividad inversora se modere. No obstante, descarta que nos encontremos ante una burbuja. «El modelo económico es totalmente sostenible. Emprender es mucho más fácil y menos costoso gracias a la digitalización de la economía», afirma.

Temas Start-ups