Reciclaje infinito

Los cordajes de las raquetas de la Copa Davis se convertirán en ropa deportiva

  • Creada en el año 2020, Infinite Athletic se dedica a reciclar este residuo del que cada año se generan 60 toneladas solo en España

  • Sus prendas requieren un 60% menos de energía y emiten un 60% menos de CO2 en comparación con las confeccionadas con poliéster virgen. Y lo más importante: permiten un ahorro del principal recurso natural como es el agua, de más del 75%

 Infinite Athletic transformará los cordajes de las raquetas de la Copa Davis en ropa deportiva

 Infinite Athletic transformará los cordajes de las raquetas de la Copa Davis en ropa deportiva

1
Se lee en minutos
Mireya Roca
Mireya Roca

Periodista

ver +

Gracias a la startup catalana Infinite Athletic, los cordajes de las raquetas de tenis que se desechen durante la Davis Cup by Rakuten Finals tendrán una segunda vida en forma de ropa técnica deportiva para la práctica de tenis o pádel. Solamente en los días que dure el torneo, que se celebra entre el 25 de noviembre y el 5 de diciembre en Madrid, se prevé la recogida de unos 1.100 cordajes, que serán transformados en 230 camisetas técnicas 100% recicladas y reciclables.

Esta empresa emergente, que fue creada en 2020, ha llegado también a un acuerdo con 24 clubs de tenis, 170 tiendas Decathlon de toda España y otros puntos de venta especializados como Tennis Point para la instalación de los puntos de

recogida de cordajes.

“Somos la primera empresa en la historia del tenis que ha logrado reciclar el poliéster de los cordajes para darle un segundo uso”, asegura Francesc Jiménez, fundador de Infinite Athletic junto a Isaac Nogués y François Devy.

Un jugador semiprofesional consume unos 10 cordajes a la semana de media y uno profesional, unos 20. Sumados a los cordajes que desechan los jugadores 'amateurs', se calcula que cada año acaban en vertederos o incineradoras 60 toneladas de este residuo en España (cerca de 400 toneladas en Europa).

Innovación tecnológica

Además de evitar la generación de un residuo, al aprovechar el cordaje de las raquetas estos emprendedores son capaces de confeccionar sus prendas utilizando un 60% menos de energía y reduciendo las emisiones de CO2 en un 60%, en comparación con si estuvieran fabricados con poliéster virgen. Y gracias al uso de innovaciones tecnológicas también consiguen ahorros de más de un 75% en agua, comparativamente a un proceso tradicional.

Noticias relacionadas

Además, las prendas han sido diseñadas para que al final de su vida útil puedan volver a ser recicladas de forma infinita (de aquí el nombre de la empresa). Solo hay que dejarlas en los puntos de recogida instalados en los clubes y tiendas desde donde se convertirán en una nueva prenda.