Ir a contenido

¿PUBLICIDAD ENGAÑOSA?

Un médico estético insinúa que Catalina Middleton echa mano del bótox

Ante la polémica generada, Kensington Palace se ha visto obligado a aclararlo

Mireya Roca

Catalina Middleton, de espectadora en la final de tenis de Wimbledon, el pasado 14 de julio.

Catalina Middleton, de espectadora en la final de tenis de Wimbledon, el pasado 14 de julio.

Estos días se rumorea que Catalina Middleton podría haberse inyectado bótox en el rostro. Todo comenzó cuando el médico estético Munir Somji, de la clínica Dr. Medi Spa, publicó la foto del antes y después de la duquesa de Cambridge. Mientras en la primera imagen aparece con un aspecto flácido y arrugado, en la segunda luce resplandeciente con la piel tersa. Aunque la instantánea ya ha desaparecido de Instagram, algunos medios británicos la han publicado en sus webs. 

“A nuestra Catalina le encanta ponerse un poco de Baby Botox”, señala el especialista en la publicidad. Por su parte, Kensington Palace, ante la controversia  generada, se ha visto obligado a desmentir la noticia y asegurar que la duquesa de Cambridge nunca ha acudido a la citada clínica. "Esta noticia es categóricamente falsa. Además, la familia real jamás participa en anuncios comerciales”, explican. Por su parte, el doctor se justifica alegando que “tan solo intentaba mostrar los efectos del Baby Botox".

"Política de privacidad"

Casualmente, la clínica de Somji se encuentra a 10 minutos de Kesington Palace, la residencia de los duques de Cambridge. Sin embargo, algunos medios londinenses han querido indagar sobre el asunto y se han puesto en contacto con el consultorio de medicina plástica, que ni confirma ni desmiente si Middleton es clienta. "No podríamos revelar si ella es realmente cliente o no. Nuestra política de privacidad prohíbe divulgar los nombres de nuestros clientes. No podemos comentar bajo nungún concepto si ella ha acudido", destaca la dirección.

Lo que sí ha aclarado el centro es que el doctor utilizó la imagen de la duquesa como un ejemplo de "las Catalinas de Inglaterra y de los beneficios del baby botox", una tendencia en toxina botulínica en Estados Unidos que consiste en inyectar pequeñas cantidades para lograr un efecto más natural.