En colaboración con el

DÍA DE LAS PERSONAS CUIDADORAS

Más recursos para facilitar los cuidados en la capital catalana

El Ayuntamiento de Barcelona aprobó en el 2017 una medida de gobierno para acompañar, asesorar y orientar al colectivo que desempeña estas funciones

El perfil de la persona que acude al organismo es mayoritariamente mujer, de entre 51 y 70 años, y que vive en los distritos de Gràcia, Eixample y Sant Andreu.

El perfil de la persona que acude al organismo es mayoritariamente mujer, de entre 51 y 70 años, y que vive en los distritos de Gràcia, Eixample y Sant Andreu.

6
Se lee en minutos

Según la Encuesta de Salud Pública de Barcelona, una de cada cuatro mujeres y uno de cada cinco hombres se ocupa, de forma no remunerada o informal, del trabajo de los cuidados de familiares con problemas de salud o que presentan una situación de dependencia o limitación funcional. Concretamente, las mujeres son las principales encargadas de los cuidados, tanto fuera como dentro del domicilio. De hecho, el 8,6% de las mujeres que viven en Barcelona se ocupa en solitario del cuidado de otra persona. En cambio, en el colectivo de los hombres, esta carga suele ser compartida. 

El término cuidados se refiere al conjunto de tareas que producen bienes y servicios destinados a regenerar cotidiana y generacionalmente el bienestar físico y emocional de las personas y que se producen, normalmente, en el marco del hogar. Todas las personas necesitan cuidados a lo largo de la vida, no solo en las etapas más dependientes como la infancia o la vejez, sino también durante la edad adulta. Es por ello que, el recibir y proveer cuidado representa no solo un derecho, sino también un deber social. Pese a su vital importancia, actualmente, el trabajo destinado al cuidado de personas sigue estando en una de las esferas más ocultas de la sociedad. Además, el trabajo remunerado destinado a las curas está muy feminizado, con una alta tasa de precariedad y con mucha presencia de mujeres migradas. Por otro lado, muchos de estos cuidados son prestados por familiares, a menudo sin remunerar, y que comportan un elevado compromiso afectivo.

Con el fin de reconocer el trabajo invisibilizado de este colectivo de personas, este viernes 5 de noviembre se celebra el Día de las Personas Cuidadoras en varios países del mundo. Desde el Ayuntamiento de Barcelona se trabaja en una campaña que quiere dar visibilidad y dignificar la tarea de estas personas.

La voluntad de organizar y regular el trabajo doméstico, reproductivo y de cuidados ha sido desde el inicio de la primera legislatura de Ada Colau una de las prioridades de la ciudad. Es por ello que, en mayo del 2017, el gobierno municipal aprobó la Medida de Gobierno por una Democratización del Cuidado (2017-2020). Una iniciativa apoyada por las concejalías de Feminismos y LGTBI, Derechos Sociales y Salud del Ayuntamiento e impulsada desde el Comisionado de Economía Cooperativa, Social y Solidaria y Consumo. Con esta actuación, el gobierno de Barcelona busca sensibilizar y reconocer el trabajo que muchas mujeres realizan desde sus hogares y despliega diferentes actuaciones orientadas a distribuir de manera más equitativa la responsabilidad del cuidado. 

Concretamente, la medida cuenta con un total de 68 actuaciones que contemplan objetivos como organizar socialmente los cuidados; poner el cuidado en el centro de la vida socioeconómica de la ciudad; promover la corresponsabilidad de los agentes sociales para garantizar el derecho a recibir y proveer un cuidado digno y de calidad; y reducir las desigualdades sociales y de género que caracterizan el modelo de provisión y recepción de los cuidados actual.

Espacio pionero

Una de las principales acciones que ha impulsado la medida de gobierno es la creación del espacio Barcelona Cuida, un servicio municipal que busca dar visibilidad a todos los recursos relacionados con los cuidados que existen en la urbe, ponerlos al alcance de toda la ciudadanía y convertirse en el espacio de referencia sobre los cuidados en Barcelona. Se trata de un espacio pionero, accesible, gratuito y de calidad, que busca identificar y empoderar a todas las personas implicadas en el concepto de los cuidados. 

Desde su creación, Barcelona Cuida ha realizado un total de 4.840 atenciones, siendo el perfil de persona cuidadora mayoritariamente mujeres, trabajadoras del hogar, de entre 51 y 70 años que viven en los distritos de Gràcia, Eixample y Sant Andreu. Por otro lado, la mayoría de las consultas 'on line' y presenciales que se han atendido desde Barcelona Cuida están relacionadas con la dependencia (65,5%), la salud mental (11,41%) y la economía de los cuidados (6,95%). En caso de necesitar apoyo o esclarecer dudas, las personas cuidadoras pueden contactar con este espacio a través del teléfono 93.413.21.21 o presencialmente en la calle Viladomat, 127. 

Las personas cuidadoras pueden contactar con este espacio a través del teléfono 93.413.21.21 o presencialmente en la calle Viladomat, 127. 

Vilaveïna

Así mismo, Barcelona Cuida trabaja de la mano de VilaVeïna, un proyecto de innovación social destinado a mejorar la situación y la calidad de vida de las personas que requieren cuidados y de las personas que los proveen. VilaVeïna es una iniciativa que pretende construir comunidades de entre 10.000 y 30.000 ciudadanos que den respuesta a las necesidades de cuidados de forma colectiva, compartida y desde la proximidad. De esta forma, a través de este proyecto se desplegarán acciones y proyectos dirigidos a mejorar la situación de las personas cuidadoras y aquellas que necesiten cuidados en un entorno de proximidad –no más de 15 minutos–. 

Noticias relacionadas

Cada una de las VilaVeïnas contará con un equipo profesional y una sede física desde la que se dará apoyo a las necesidades que tenga el vecindario. Este año el proyecto se ha empezado a desplegar en cuatro territorios: Vilapiscina-Torre Llobeta –en el distrito de Nou Barris–; El Congrés y els Indians –en el distrito de Sant Andreu–; Provençals del Poblenou –en el distrito de Sant Martí–; y en La Marina –en el distrito de Sants-Montjuïc–. A partir del próximo año, la iniciativa se ampliará a 12 áreas más hasta alcanzar las 16 zonas en toda la ciudad.

Meritxell Fernández: "Somos un espacio de referencia para las personas cuidadoras"

Barcelona Cuida es un espacio que ofrece una primera respuesta integral a todas aquellas personas cuidadoras cercanas de la ciudad que buscan información, orientación y apoyo para poder llevar a cabo su tarea. Meritxell Fernández, técnica en el servicio Barcelona Cuida explica los puntos más importantes de este programa.

-¿Cómo ha afectado la pandemia al servicio?

-La situación epidemiológica provocó que muchos recursos detuvieran su actividad y esto hizo aumentar considerablemente las consultas. Desde Barcelona Cuida se adaptó el servicio a on line y se abrió una línea especial de apoyo emocional para trabajadoras del hogar y los cuidados. Muchas cuidadoras, que hasta entonces compartían esta tarea con otros servicios, tuvieron que asumir toda la responsabilidad del cuidado y estuvimos acompañándolas, ofreciendo información y apoyo.

-¿Qué papel juegan las entidades en este servicio?

-Barcelona tiene una red de entidades en el ámbito de los cuidados muy potente y con una larga trayectoria. Para nosotras es muy necesario conocer sus proyectos y servicios para poder conectarlas con nuestras usuarias y, a la vez, poder cocrear proyectos conjuntos para dar respuestas a necesidades concretas. Queremos poner en valor todo el trabajo y apoyo que están llevando a cabo las entidades del tercer sector, las distintas iniciativas de la Economía Social y Solidaria, comunitarias y redes de apoyo mutuo.

-¿Qué servicios ofrecen a la ciudadanía?

-Atendemos a personas cuidadoras cercanas; a trabajadoras del hogar y los cuidados; a profesionales del sector; y a personas con necesidades de cuidado que quieren planificar su cuidado o información de aspectos concretos. Además, ofrecemos un servicio de información y orientación y un servicio de asesoramiento jurídico a familias y personas interesadas que quieren contratar a una trabajadora del hogar y los cuidados a domicilio promoviendo una relación laboral justa.