En colaboración con el

Calendario

Un menú para cada estación, la iniciativa que promueve los alimentos de temporada

Consumir alimentos que se hayan cultivado a menos de 100 kilómetros y en su época de cultivo natural, no solo es más saludable, porque presenta menos fertilizantes, sino que, además, genera un impacto menor en el medioambiente

Consumir productos de temporada es una opción más económica, ya que implica menos costes en procesos artificiales y productos químicos. 

Consumir productos de temporada es una opción más económica, ya que implica menos costes en procesos artificiales y productos químicos.  / Ajuntament de Barcelona

3
Se lee en minutos

Comer kiwis de Nueva Zelanda, mangos de Pakistán y caquis de China. La globalización de la industria agraria forma parte del sistema alimentario actual. Una realidad que nos permite consumir cualquier producto en cualquier lugar y momento, independientemente de la región y la temporada en la que este se produce. Sin embargo, este hecho que puede parecer positivo, conlleva unos costes y unas consecuencias incalculables para el planeta y para nuestra salud. Y es que, en realidad, cada alimento tiene su propio calendario y alterarlo implica modificar su proceso natural a través de procedimientos químicos y artificiales, repercutiendo de manera negativa en su calidad, su sabor y sus nutrientes. 

Consumir alimentos de temporada es beneficioso para nuestra salud, ya que el cultivo regular conserva mejor los aportes nutricionales y no requiere de pesticidas y fertilizantes sintéticos. Por otro lado, es mucho más sostenible porque no precisa de refrigeración, almacenaje y transporte y, por tanto, implica un ahorro energético considerable. Además, es beneficioso para nuestro bolsillo porque necesita menos tratamientos y tiene una distribución casi directa. 

Por último, también significa apoyar a la economía local y a los pequeños agricultores. Un reto compartido con el sector de la gastronomía y la restauración, que este año y bajo el paraguas de la capitalidad de Barcelona como epicentro de la movilización por una alimentación sostenible convierte este concepto en el eje del Gastronomic Forum. La reactivación económica y el compromiso con la sostenibilidad irán de la mano del 18 al 20 de octubre en el recinto de Fira Montjuic. 

Iniciativa local

Conceptos como la agricultura de proximidad, el 'slow food' y el kilómetro cero se han puesto de moda en muchos países europeos. Cada vez más personas buscan consumir alimentos de temporada, ecológicos y que se hayan cultivado a menos de 100 kilómetros del punto de venta. En el marco del año de la Alimentación Sostenible nace el Menú de las Estaciones, una iniciativa del Ayuntamiento de Barcelona que, con el soporte los sectores de la alimentación, el diseño y la restauración, busca transmitir a la ciudadanía diferentes opciones de alimentación saludables y fáciles de encontrar en el mercado. 

Más allá de promover el consumo de productos frescos y de temporada, se pretende reanimar el sector de la restauración local después de un año marcado por las restricciones sanitarias. Así, por cada estación del año se lanza una propuesta contrastada por expertos gastronómicos y nutricionista. La iniciativa arrancó en marzo de este año con el menú de primavera y estos días se ha presentado el de otoño. Para ello, se escogen nueve ingredientes de temporada y se envía información sobre ellos a los restaurantes adscritos al proyecto junto con una lista de recetas como sugerencia. Estos establecimientos se comprometen a incluir dos ingredientes o dos de los platos sugeridos en sus cartas y menús. 

Los 9 alimentos de otoño

Noticias relacionadas

El Ayuntamiento de Barcelona lanza esta iniciativa a raíz de la elección de Barcelona como Capital Mundial de la Alimentación Sostenible 2021. El proyecto busca impulsar entre la ciudadanía un estilo de vida más saludable a través del consumo de productos de temporada y proximidad y, al mismo tiempo, apoyar a restaurantes locales y pequeños agricultores de la zona. Para ello, escuelas de cocina y reconocidos chefs escogen nueve alimentos típicos de cada estación y proponen una serie de recetas fáciles de preparar.

  • Coliflor: Una hortaliza que se cosecha a partir de octubre y que es muy económica en temporada. 

  • Judía del ‘ganxet’: Cuenta con la Denominación de Origen Protegida y se cultiva en el Vallès y el Maresme

  • Boniato: Uno de los tubérculos que más asociamos con el otoño, rico en ‘metionina’, una proteína esencial

  • Bulbo de hinojo: Aunque no es muy popular en Catalunya, es un gran alimento para mejorar las digestiones

  • Jurel: Un pescado azul, rico en omega-3, que se encuentra a un precio muy económico

  • Granada: Aunque este fruto procede del continente asiático, se cultiva desde hace miles de años en la zona del Mediterráneo

  • Pollo: Muy consumido en otoño, el pollo ecológico se cría al aire libre, en espacios amplios y tiene mínimo 81 días de vida

  • Castaña: El clásico fruto otoñal. Suelen comerse asadas y son ricas en fibra, potasio, hierro y calcio

  • ‘Rovelló’: Una de las setas más comunes en Catalunya, que crece en pinedas y bosques y que tiene un alto valor nutricional