En colaboración con el

GASTO PÚBLICO

Un presupuesto de récord para una situación exigente

Las cuentas municipales se incrementarán un 4,7%, hasta una cifra global de 3.406 millones de euros

Puesta de sol en els Búnquers del Carmel.

Puesta de sol en els Búnquers del Carmel.

1
Se lee en minutos

El proyecto de presupuesto municipal para el 2022 vuelve a ser histórico para hacer frente a un momento complejo en la ciudad. Las cuentas municipales se incrementarán un 4,7%, hasta una cifra global de 3.406 millones de euros. Aumentan la inversión y el gasto social para impulsar y acelerar la recuperación económica, promover un modelo económico más competitivo y sostenible y hacer menos complicada la situación de los colectivos más vulnerables.

Más ingresos

Se prevé disponer de 180,9 millones de euros más de recursos, un 6,2% más que en el ejercicio actual, en buena parte, debido a las aportaciones extraordinarias del Estado, con la PIE y los fondos Next Generation EU.

Más gasto social

El gasto corriente llegará a la cifra récord de 2.529,5 millones de euros (+3,8 %) con crecimientos en todas las partidas ordinarias, además de dos excepcionales: la nueva contrata de limpieza y recogida de residuos, que crece en 32 millones, hasta 290,6 millones, y las transferencias a la ATM para financiar el transporte público, que serán de 179,2 millones de euros, 28,5 millones más.

Se destinarán 15 millones de euros más a las aportaciones al Instituto Municipal de Servicios Sociales (IMSS), que, con un presupuesto de 203,4 millones de euros, podrá seguir haciendo frente a los gastos por la COVID-19.

Crecen las inversiones

Noticias relacionadas

La inversión global prevista será de 903,1 millones de euros, que incluye los 150 millones que se invertirán a través del Instituto Municipal de la Vivienda y Rehabilitación de Barcelona (IMHAB) y de Barcelona de Servicios Municipales (BSM). Las prioridades son la construcción de más vivienda social, la transformación del espacio público, para hacerlo más amable para las personas y combatir la emergencia climática, y la transformación del Puerto Olímpico.

La solvencia municipal y los criterios europeos más permisivos con la financiación municipal conllevan que se pueda asumir con garantías un incremento del endeudamiento en 100 millones de euros y hacer déficit.