En colaboración con el

LLENAS DE VIDA

Escuelas con entornos que fomentan la convivencia

Empieza el curso en la Escola Doctor Ferran i Clua, una de las participantes en el proyecto ‘Protegim les escoles’, que asegura que los centros escolares tengan espacios seguros

Las medidas del proyecto convergen con las exigencias de la covid-19

Escuelas con entornos que fomentan la convivencia

Mònica Moreno

4
Se lee en minutos
Anna Solà

La Escola Doctor Ferran i Clua está situada en una isla educativa, junto con la Escola Bressol municipal Manigua, el Instituto Alzina y el Casal de Barri Congrés-Indians. Esta semana ha empezado el curso en esta escuela cuyo entorno está pacificado. Gracias a la iniciativa municipal 'Protegim les escoles', este es el tercer curso que el centro escolar goza de un entorno pacificado y más seguro para los 475 alumnos y alumnas que asisten a éste. Durante el curso 2019-2020 se llevaron a cabo una serie de actuaciones urbanísticas tácticas que han facilitado que el entorno del centro se llene de vida: ahora, las familias y los alumnos pueden relacionarse en la puerta de la escuela y pueden quedarse por las tardes a jugar en las inmediaciones. 

La Escola Doctor Ferran i Clua, en el barrio del Congrés i els Indians –en el distrito de Sant Andreu– fue uno de los primeros centros incluidos en la inicativa 'Protegim les escoles' del Ajuntament de Barcelona, que impulsa una serie de cambios para facilitar la convivencia y garantizar la seguridad de los usuarios de las distintas instituciones. En el caso de la Escuela Doctor Ferran i Clua, «organizamos una mesa de trabajo de los representantes de los distintos centros educativos y nos reunimos con los técnicos del distrito para llegar a un consenso en cuanto a las actuaciones urbanísticas», explica en retrospectiva Quim Martín, director del centro.

La participación de los actores que mejor conocían el espacio fue clave para la organización correcta del entorno: tras llegar a un acuerdo, se pacificaron totalmente dos de las esquinas de la isla educativa. «En la calle de les Acacies se ha hecho una pacificación 'express', con pintura y mobiliario urbano, que está funcionando mucho entre los usuarios de la escuela y los vecinos», destaca Martín. En las dos calles restantes se ha mantenido el tráfico, pero con elementos disuasorios para reducir la velocidad y la cantidad de vehículos. El resultado es un espacio de encuentro que permite que los niños y niñas puedan divertirse al salir de la escuela. Además de invitar a las personas a relacionarse entre ellas en la entrada y salida de la escuela, suponen una ganancia para los vecinos de la zona. 

Niña en patinete sobre una zona señalizada

/ Mònica Moreno

Contra la covid-19

Fortuitamente, las propuestas del proyecto ¡Protegim les escoles', iniciado antes de la pandemia, convergen con las exigencias que demanda actualmente la covid-19 en cuanto al distanciamiento personal. Gracias a la pacificación del entorno, la Escola Doctor Ferran i Clua ha podido habilitar puertas complementarias a la puerta principal, dando cumplimento a la entrada escalonada del alumnado tanto en el curso pasado como en el recién inaugurado curso escolar. «Ha aumentado el valor de estas actuaciones, que facilitan el acceso a la escuela, añadir puntos de acceso y respetar las distancias interpersonales», destaca el director de la escuela. 

«Aunque estamos muy convencidos del resultado y conocemos de cerca el esfuerzo económico y organizativo que conlleva, consideramos que las actuaciones aún tienen margen de mejora», reconoce Quim Martín. «Se podría acabar de pacificar todo el espacio para sacarle más partido, o bien añadir más elementos disuasorios para los vehículos motorizados», añade.

Impulso municipal

Son muchas las personas que diariamente se acercan a las escuelas, si tenemos en cuenta el alumnado, el personal docente y los familiares de los niños y niñas que acuden a ellas. En muchos casos, los entornos de estos centros escolares están rodeados por el tráfico, solamente protegidos por la acera, y con muy poco espacio para facilitar la entrada y la salida del alumnado. Para revertir esta situación y asegurar que las escuelas sean espacios más seguros y saludables, Barcelona ha decidido transformar el modelo de los entornos escolares a través de la iniciativa 'Protegim les escoles', que impulsa la pacificación urbana. 

Noticias relacionadas

En el conjunto de centros escolares que participan en el proyecto, como la Escola Doctor Ferran i Clua, se está fomentando la reducción del tráfico, la mejora de la habitabilidad con nuevos espacios de estancia y juego y un refuerzo de la señalización vertical y horizontal de este espacio con restricciones mediante logotipos y pintura en el suelo. La propuesta también fomenta espacios libres de elementos urbanos para facilitar la entrada y la salida a la escuela con otros con mobiliario urbano, como espacios de estancia y juego infantil.

Se llevará a cabo la pacificación de más de 150 centros educativos y más de 58.000 alumnos se beneficiarán de ello. Durante el año pasado se hicieron actuaciones en 26 centros; en este mes de septiembre y octubre acaban las obras de 75 centros, y está previsto que en el 2022 se impulse el proyecto en 54 más. En todas ellas se han hecho o se harán actuaciones tácticas que buscan ganar espacio a los vehículos en beneficio de los viandantes y la comunidad educativa. Esta iniciativa implica un cambio de prioridades en el uso del espacio público en favor de las personas, en línea con otras propuestas del Ajuntament de Barcelona como las actuaciones de 'Superilla Barcelona' o 'Obrim Carrers'.