En colaboración con el

Plan para el 2021

Barcelona sigue renovando su alumbrado para que sea más seguro y sostenible

  • Ya se han ejecutado el 60 % de las actuaciones de renovación de la iluminación urbana previstas para este año

  • El objetivo es corregir los puntos oscuros, mejorar el confort de los peatones y aplicar tecnologías más eficientes

Nuevo alumbrado en un parque de Barcelona.

Nuevo alumbrado en un parque de Barcelona.

2
Se lee en minutos
Víctor Fúser

Un alumbrado más sostenible, eficiente, seguro y confortable se extiende por Barcelona para mejorar la calidad del espacio urbano gracias a las actuaciones previstas en el plan de renovación del alumbrado 2021, que siguen los criterios establecidos en el Plan director de iluminación. Con una inversión de 7 millones de euros, la mejora del alumbrado se realiza desde dos vertientes: por un lado, mejorar la sensación lumínica y corregir puntos oscuros y, por el otro, introducir tecnologías eficientes. Por el momento, ya se han ejecutado el 60 % de las actuaciones previstas para este año.

Entre ellas se incluyen la renovación de la calle del Segle XX, en Horta-Guinardó, donde se han sustituido las farolas en fachadas por farolas en la acera, situadas por debajo del arbolado, que permiten corregir los puntos oscuros de la vía e iluminan tanto el paso para los peatones como la calzada. Asimismo, las actuaciones que se están llevando a cabo en dos tramos de las calles de València y Llançà, en L’Eixample, mejoran la calidad lumínica de las aceras con la instalación de farolas dobles.

Puntos oscuros

En los últimos años se ha trabajado conjuntamente con los distritos para identificar los puntos oscuros y encontrar soluciones, siempre con perspectiva de género, y se continuará con el desarrollo de actuaciones en este sentido. En total, los últimos años se ha actuado en 136 puntos oscuros. En el 71 % de los casos se incorporaron más puntos de luz o se reforzaron, y en el 29 % se realizaron reorientaciones de los puntos de luz existentes.

Criterios para la renovación del alumbrado:

  • Mejora de la sensación lumínica: luz mejor repartida gracias al uso de ledes (luz blanca)

  • Más uniformidad lumínica para evitar manchas de luz

  • Aumento de la luz en la acera y priorización de las zonas de peatones

  • Reducción de la altura de los puntos de luz en la acera (por debajo de 5 metros) y siempre por debajo de la copa de los árboles

  • Diferente temperatura de color en la calzada y la acera, para aportar calidez a los peatones y diferenciar los espacios para las personas y para los vehículos

  • Aumento de la telegestión y, por lo tanto, más eficiencia energética y optimización de las operaciones con sistemas de control y regulación

Gestión eficiente e innovación

La inversión actual permitirá llegar en torno al 35 % de alumbrado con leds, que ahora representa el 26 %. Además de la renovación del alumbrado, también es indispensable el servicio de mantenimiento, que permite introducir mejoras, como regular el encendido y apagado según las zonas y las franjas horarias, implantar sistemas de iluminación inteligentes y tener capacidad de reacción rápida en caso de situaciones críticas como temporales.

Nuevas farolas en la calle de Girona.

/ Ajuntament de Barcelona

Actualmente Barcelona tiene un sistema de control centralizado que permite realizar el seguimiento de las incidencias con más repercusión y asegurar el funcionamiento del alumbrado. Este control centralizado también permite la detección de averías, la reprogramación de los horarios, el control dinámico de la luminosidad (ajuste del horario de encendido y apagado según las condiciones de cada zona) y la simulación de consumo de las instalaciones.

Noticias relacionadas

El alumbrado de Barcelona

Barcelona tiene en la actualidad 151.000 puntos de luz públicos, que representan el 20 % del consumo total de energía del Consistorio. Hay que destacar que este porcentaje de consumo es muy inferior al de la media de municipios, que se sitúa en torno al 50 %.