En colaboración con el

NUEVOS HÁBITOS

Porta a Porta, un sistema para reciclar mejor

Han crecido las cifras de reciclaje en Sant Andreu de Palomar tan solo pocas semanas después del inicio de este nuevo servicio de recogida de residuos

Antes de implantar este sistema, en Sarrià vell el índice de recogida selectiva era del 19%, mientras que ahora ha subido hasta el 55,2%

Antes de implantar este sistema, en Sarrià vell el índice de recogida selectiva era del 19%, mientras que ahora ha subido hasta el 55,2%

5
Se lee en minutos

Los vecinos del barrio de Sant Andreu de Palomar, en Barcelona, hace poco más de un mes que se están adaptando a la recogida de residuos selectiva a través del sistema Porta a Porta, implantada el 26 de mayo. Un nuevo sistema de recogida de residuos cuyos resultados ya son palpables: se ha mejorado y aumentado la recogida de todas las fracciones, a excepción del vídrio, que no ha sufrido ninguna modificación significativa. En referencia a la fracción orgánica, una fracción central en el Porta a Porta, la recogida por peso ha aumentado un 50% y se ha rebajado el nivel de residuos no pertenecientes a esta fracción del 10,5% al 3,4%. Son cifras que denotan que la ciudadanía se ha volcado de lleno a este nuevo modelo, que ya suma una participación del 79%. Por el momento se ha llevado a cabo la primera fase del plan, cuyo despliegue final, previsto para el 18 de octubre, permitirá prestar servicio a un total de 27.845 vecinos y vecinas de 11.602 viviendas y 1.154 actividades comerciales

La implantación del Porta a Porta es un paso adelante de Barcelona hacia un modelo de residuos basado en la economía circular. Incide también en la recogida selectiva de residuos domésticos en Barcelona, una asignatura pendiente. Los niveles actuales se sitúan en torno al 36,7%, lejos del 55% que marca la Unión Europea para el 2025, una normativa que penaliza económicamente las ciudades. Es urgente adoptar medidas para mejorar este índice y participar en la lucha global contra el cambio climático a través de la reducción de la generación de residuos y la separación correcta de los residuos que se genera. Para ello, y reafirmando su compromiso con la emergencia climática, el Ayuntamiento de Barcelona está impulsando un cambio progresivo hacia una ciudad más saludable, haciendo hincapié en el modelo de gestión de residuos a través de la implantación de sistemas individualizados en la recogida de los residuos domiciliarios, como la recogida selectiva puerta a puerta, como en Sant Andreu de Palomar, además de las plataformas móviles de contenedores por fracciones o los contenedores inteligentes.

La recogida por peso de la fracción orgánica ha aumentado un 50% en esta zona 

También está implementando instrumentos de fiscalidad ambiental en relación con los residuos, como la tasa de recogida de residuos municipales generados en domicilios, una medida que promueve el reciclaje, la reutilización e incluye bonificaciones en los Punts Verds de la ciudad. Y en cuanto al espacio público, se ha desplegado una nueva contratación de limpieza y recogida de residuos para los próximos años, que permitirá un servicio más flexible y de proximidad. Da respuesta a las necesidades específicas de cada barrio, adaptándose a su morfología, sus usos o el tipo de urbanización. Esta nueva contratación estará en contacto con el vecindario de cada barrio para estar en mejora constante. 

Sarrià Vell

El de Sant Andreu de Palomar no es el primer sistema de recogida selectiva porta a porta que se implanta en Barcelona. La primera zona en probar el nuevo sistema ha sido Sarrià vell, cuyos vecinos utilizan la recogida selectiva puerta a puerta desde octubre de 2018. Antes de implantar este sistema, el índice de recogida selectiva era del 19%, mientras que ahora ha subido hasta el 55,2%. Además, se ha reducido especialmente la reducción de la fracción resto, un residuo que no se puede tratar y, en consecuencia, es más contaminante. 

Mientras que Sarrià vell la recogida orgánica es de cuatro días, en Sant Andreu de Palomar se ha optado por la implantación del sistema puerta a puerta con tres días, puesto que el uso del cuarto día para la recogida orgánica es bajo. Se mantendrá este modelo para la implementación del sistema puerta a puerta en otros barrios

Noticias relacionadas

El tejido vecinal de Sant Andreu de Palomar ha jugado un papel importante en la implementación del sistema de puerta a puerta de su barrio: durante los últimos meses se ha llevado a cabo una tarea participativa e informativa para el despliegue de la nueva recogida de residuos, que comporta un cambio de hábitos importante para la ciudadanía. Se ha constituido una Comisión de Seguimiento, se han hecho reuniones con los representantes de vecinos y vecinas, se ha repartido el material necesario y se ha reforzado toda la información sobre el funcionamiento del servicio. Además de Sant Andreu de Palomar, durante el primer trimestre del 2022 está previsto implantar el Porta a Porta en Horta y, más adelante, en Sant Antoni. 

Victor Mitjans: “La nueva recogida selectiva fuerza un cambio de hábitos”

En el desarrollo del Porta a Porta como nuevo sistema de recogida de residuos, el consistori barcelonés cuenta con la planificación estratégica del Área Metropolitana de Barcelona (AMB). Además de la capital catalana, esta administración pública también está coordinando nuevas formas para reciclar –como los contenedores inteligentes– en el resto de municipios del área metropolitana. Víctor Mitjans dirige el servicio de prevención y planificación de la AMB.

-¿Qué motiva el cambio del sistema de recogida de residuos?

-El sistema actual, la recogida selectiva voluntaria con contenedores disponibles 24 horas, 7 días a la semana está agotado. Si queremos cumplir los objetivos europeos, es inevitable cambiar el sistema. La recogida selectiva voluntaria hace 20 años que está en marcha y aún no se ha podido convencer a todo el mundo para mejorar el reciclaje. Por este motivo la AMB están avanzando hacia un nuevos sistemas de recogida.

-¿Qué ventajas ofrece el servicio Porta a Porta?

-El sistema anterior está basado en la voluntariedad y en el anonimato. En cambio, el sistema Porta a Porta interpela mucho más al ciudadano, que debe dejar sus residuos de la forma como se le indica y en un momento concreto. Además, este sistema limita la fracción resto, que se recoge una vez por semana, por lo que impulsa la ciudadanía a participar en la recogida selectiva. 

-¿Cuáles son los primeros resultados de Sant Andreu de Palomar?

-Casi 80% de los vecinos está participando en la nueva recogida selectiva, mientras que el porcentaje de reciclaje ha subido por encima del 70%. Las buenas cifras se mantendrán, porque el nuevo sistema fuerza un cambio de hábitos.