En colaboración con el

BRECHA TECNOLÓGICA DE GÉNERO

Las mujeres quieren entrar en el sector TIC

El programa BCN FemTech prepara este año a 50 mujeres para ser profesionales de la programación web

Las mujeres quieren entrar en el sector TIC
Se lee en minutos
Anna Solà

En Barcelona, las mujeres solamente ocupan el 26% de los puestos de trabajo del sector de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), y únicamente un 8,6% lo hacen en posiciones técnicas. La infrarrepresentación de las mujeres en los entornos TIC es un fenómeno que no solo se da en Barcelona, sino en todo el mundo, y está vinculada a la brecha digital o tecnológica de género. 

La Agenda 2030, que el Ajuntament de Barcelona ha asumido como propia, reconoce la brecha digital de género, y por este motivo se plantea la aceleración de proyectos inclusivos en el campo de las tecnologías con perspectiva de género para reducir el sesgo existente.

Para ello, el gobierno municipal pone en marcha una serie de actuaciones para promover la equidad de género en las industrias TIC de la ciudad y potenciar el feminismo como eje central en la construcción de la sociedad digital actual.

La brecha digital o tecnológica de género genera desigualdades crecientes en uno de los sectores que más empleo crea

Entre ellas, destaca el programa BCN FemTech, un plan estratégico diseñado para dar salida a las mujeres en el sector de las TIC tras el impacto que han recibido de la crisis derivada de la covid-19. Con esta iniciativa, el 'consistori' quiere facilitar la incorporación de mujeres, preferentemente de colectivos precarizados o en situación de paro, a entornos TIC, de la mano de empresas del sector. El objetivo es promover la presencia de mujeres en una industria como la tecnológica, que es puntera en creación de empleo.


/ Ajuntament de Barcelona

El programa BcN FemTech se encuentra en fase de pruebas: este año se está llevando a cabo un programa piloto con 50 mujeres de entornos laborales precarizados que ofrece 850 horas de capacitación. 

Es una iniciativa público-privada que cuenta con la colaboración del Ajuntament de Barcelona con Barcelona Activa, Endesa, Factoria F5 y la fundación Formació i Treball y permitirá que todas las participantes se incorporen al mercado laboral como profesionales de la programación y el desarrollo web en aproximadamente seis meses. 

Las TIC son uno de los sectores con mayor crecimiento de empleo. En los últimos 6 años, el sector ha aumentado en más de 20.000 personas (un 55%). 

Una de las beneficiarias del programa BCN FemTech es María José Martín: anteriormente se dedicaba al sector del Turismo y a través de este programa tiene la ocasión de reorientar su profesión hacia el desarrollo web. «El programa empezó hace un mes. Consiste en clases diarias en las que aprendemos los distintos lenguajes de programación», explica Martín. Y continua: «el programa tiene una metodología innovadora: desde el primer día estamos trabajando en grupos para hacer clases prácticas, aunque son en línea». 

BCN FemTech es, sin duda, una buena oportunidad para aprender habilidades adaptadas al mercado laboral, además de permitir la entrada de más mujeres en el sector tecnológico: «es un paso necesario, BCN FemTech ofrece la oportunidad que se supere la brecha de género en este sector».

Mujeres tras la pantalla

La falta de mujeres en el desarrollo de 'software' es un hecho y genera consecuencias a todos los niveles, como la inexistencia de perspectiva de género en los productos tecnológicos, la creación de un conocimiento digital sesgado, en el plano digital, o la perpetuación de los roles de género y la dificultad de impulsar políticas sobre diversidad o igualdad desde los espacios de poder, desde el punto de vista de la diversidad. 

Noticias relacionadas

Con programas como este, Barcelona se quiere consolidarse como una ciudad más paritaria y equitativa en la creación y producción de tecnología, incorporando a este sector la perspectiva de género.

El objetivo final es democratizar uno de los motores económicos más destacados de la ciudad y conseguir más justicia de género, en favor de una Barcelona más digital y más feminista