En colaboración con el

CONSECUENCIAS DE LA PANDEMIA

Más recursos y servicios frente a la crisis de salud mental

Tras constatar los graves efectos psicológicos de la pandemia en la población, el Ajuntament de Barcelona ha reforzado sus recursos y servicios para la ciudadanía

Más recursos y servicios frente a la crisis de salud mental
Se lee en minutos

Anna Solà

El sufrimiento emocional causado por la crisis sanitaria y social ha incrementado entre la población a causa de la pandemia por covid-19. Conscientes de la afectación generalizada en la salud mental de la población, el Ajuntament de Barcelona se ha fijado este eje como una área de intervención prioritaria. Para ello, sigue las directrices del 'Pla de xoc en salut mental, un conjunto de actuaciones a corto y medio plazo para afrontar esta crisis, aprobadas en el 2020.

Este documento guía la actuación del 'consistori' para el acompañamiento emocional de la población a través de nuevos recursos y actuaciones como grupos de duelo, recursos en línea, y el teléfono de prevención del suicidio. Cuenta con la colaboración de las entidades de la ciudad dedicadas a la salud mental agrupadas en la Taula de Salut Mental de Barcelona. El plan de choque dedica recursos extraordinarios a la salud mental para dotar a la población de herramientas para reforzar el bienestar emocional y la resiliencia de la población. Para ello, se han puesto en marcha nuevos servicios de atención y apoyo. 

En cifras

La preocupación ante una posible crisis generalizada de salud mental es latente. La OMS asegura que el 60% de la población mundial sufre fatiga pandémica después de vivir durante meses con incertidumbre y restricciones. Y es que el desconcierto, el miedo y el cansancio acumulado entre la población, especialmente ante el sentimiento generalizado de no ver el final de la pandemia, está generando problemas graves en cuanto a trastornos de ansiedad o estrés, entre otros.

En el ámbito estatal, las cifras también constatan un empeoramiento de la salud mental de la población. Tal como destaca el último cuestionario elaborado por el CIS sobre la relación entre la covid-19 y salud mental, 6 de cada 10 encuestados ha tenido síntomas de depresión y ansiedad –en diferentes grados–, con más afectación entre los jóvenes y las mujeres. Los grupos de población que durante la pandemia se han sentido más agobiados y preocupados son las personas entre 18 y 24 años (34%), entre 24 y 34 (32%) y entre 35 y 44 (30%).

Las directrices que marca el plan de choque se añaden al documento de marcar la estrategia global del 'consistori' en cuanto a la salud mental: el 'Pla de salut mental de Barcelona 2016-2022', dedicado a prevenir, promover y atender a las personas afectadas y a sus familiares o entornos en el ámbito de la salud mental. 

Desde la dirección de Envejecimiento y Cuidados del Ajuntament de Barcelona –el área que comprende la salud mental–, Pilar Solanes coordina el plan de choque. Al respecto de su creación, destaca: «en marzo del 2020 nos encontramos con una situación nueva e inesperada para toda la población y con una gran incertidumbre respecto a sus salidas. Inicialmente reforzamos la atención telefónica de apoyo psicológico y poco después elaboramos el nuevo plan de choque a través del diagnóstico de diferentes actores de la ciudad». Y añade: «este documento tiene tres objetivos, dar más oportunidades al bienestar personal, acompañar y desestigmatizar a las personas que tienen trastornos de salud mental, sea temporales o permanentes, y facilitar la accesibilidad a los servicios en relación con la salud mental». 

El plan de choque está dotado con 1,5 millones de euros extraordinarios, que se suman a los 640.000 euros que estaba previsto destinar durante el 2020 a los programas municipales de salud mental que ya funcionan en la ciudad y que está previsto mantener. 

Actuaciones

El Ajuntament de Barcelona ha reforzado los espacios de atención presencial y telefónica Konsulta’m

En paralelo al plan de choque, el ayuntamiento ha impulsado y reforzado otras actuaciones ya en marcha como el Konsulta’m, un espacio de atención y orientación para atender de forma preventiva el malestar psicológico de jóvenes y adolescentes. Este espacio también ofrece asesoramiento a los profesionales que trabajan con grupos de adolescentes o jóvenes.

Actualmente este programa dispone de 11 puntos de atención en todos los distritos, tras la apertura este año de los últimos puntos de atención, en los distritos del Eixample y Gràcia. Además de la atención presencial, ofrece atención telefónica en el 010 y más información en barcelona.cat/konsultam.

Se ha impulsado el teléfono de prevención del suicidio

En el marco del plan de choque en salud mental, el 'consistori' también ha desarrollado la Estratègia de Prevenció del Suïcidi, que consiste en un teléfono de prevención del suicidio (900 92 55 55 - barcelona.cat/prevenciosuicidi) y un nuevo punto de atención para ofrecer apoyo al entorno más cercano de las personas con ideas o una conducta suicida. En Barcelona, el suicidio es la primera causa de muerte en hombres de entre 15 y 44 años, y la segunda en mujeres después del cáncer de mama. Además, se calcula que entre 6 y 7 personas del entorno más inmediato de la víctima quedan afectadas de forma grave tras esta muerte. Tras su puesta en marcha, el 6 de agosto ha recibido cerca de 1.500 llamadas.

Otra actuación destacada para reforzar la salud mental pasa por la creación de grupos de apoyo emocional y grupos de acompañamiento del duelo. Los primeros están dirigidos a personas con más dificultades sociales, por lo que se organizan a través de la derivación de Barcelona Activa y el Pla de Barris en Nou Barris, Ciutat Vella, Sant Andreu y Sant Martí. Son encuentros presenciales y abiertos dirigidos por personal especializado. Los grupos de acompañamiento del duelo, organizados en las bibliotecas. Finalmente, el Cabàs emocional es una página web destinada a afrontar el grave impacto social y emocional de la covid-19 con actividades y recursos en línea.

Te puede interesar


/ Archivo

Dolors Liria: "La soledad es un denominador común"

El plan de choque en salud mental contempla la creación de grupos de apoyo emocional. Dolors Liria es la encargada de coordinarlos. La psicóloga, representante del Col·legi de Psicologia de Catalunya, explica los detalles de estos espacios para compartir preocupaciones

-¿En qué consisten?

-Son grupos que están pensados como un espacio abierto y presencial con el objetivo de poder facilitar a la ciudadanía un lugar en el que poder compartir las preocupaciones derivadas de la situación generada por la pandemia por covid-19. 

-¿Quién acude a estos grupos?

-Hemos empezado por los usuarios que mostraban más inquietudes en las Oficinas de Ayuda al Trámite. Generalmente son personas en una situación de precariedad económica y cuyas dificultades se han visto agravadas a causa de la pandemia. No son grupos terapéuticos: son grupos de apoyo emocional. Algunas de ellas también tienen una situación de soledad o una red social limitada. Para valorar si se pueden incorporar a estos grupos, hacemos una entrevista previa para conocer su situación. Por el momento, los grupos son de cinco personas y están coordinados por un psicólogo o psicóloga. 

-¿Cómo se abordan las problemáticas en estos grupos?

-Estos grupos permiten que las personas puedan compartir sus inquietudes, pero también aspectos positivos de su vida y hacer una red social. Teniendo en cuenta que la soledad es un denominador común, estas personas se sienten más acompañadas y pueden llevar mejor sus problemáticas. Son situaciones muy duras muy agravadas a causa de la pandemia. Sin estos espacios donde compartir estas vivencias, los miedos pueden acabar derivando en problemas más graves de salud mental. 

En este sentido, los grupos de apoyo emocional tienen una función preventiva, para evitar que estas personas acaben medicalizándose.