En colaboración con el

SALUD PÚBLICA

Barcelona se prepara para agilizar la vacunación

La campaña para frenar la pandemia a través de las vacunas avanza para lograr la inmunidad grupal de la población catalana lo antes posible

Persona vacunándose en una residencia.

Persona vacunándose en una residencia.

Se lee en minutos

Lara Bau

Vacunarse es una decisión personal y voluntaria. También lo es en el caso de la vacuna de la covid-19. Sin embargo, la decisión de vacunarse tiene una dimensión comunitaria y social muy importante. Llegar a conseguir la inmunización de grupo es un aspecto clave para el éxito de la vacunación y por ello es uno de los objetivos de las autoridades sanitarias. Esta protección de la comunidad es imprescindible para vencer al virus SARS-CoV-2 y reducir su impacto en salud y en la actividad social y económica.

Como no podía ser de otra forma, el Ajuntament de Barcelona también se ha volcado en la campaña de salud pública anunciada por el Departament de Salut catalán, para facilitar y agilizar la vacunación de los barceloneses y las barcelonesas

Para la gestión del liderazgo del proceso de vacunación se ha creado una comisión, formada por la Agència de Salut Pública de Barcelona, la Agència de Salut Pública de Catalunya (ASPCAT), el Consorci Sanitari de Barcelona (CSB), l’Institut Català de la Salut (ICS) y el Ajuntament de Barcelona. 

La ciudad y sus profesionales se han preparado para asumir el reto de vacunar a toda la ciudadanía. En cuanto a la administración, se están adaptando y cediendo espacios para administrar las vacunas. Se vacuna mayoritariamente en CAPs, pero también en otros lugares, algunos de los cuales ya se utilizaron para administrar la vacuna de la gripe o para hacer cribajes masivos. El Ajuntament de Barcelona colabora en el proceso cediendo espacios municipales para ampliar la capacidad de los CAPs. De momento hay 48 disponibles. A medida que se vaya avanzando en la campaña de vacunación se irán adaptando y utilizando otros. 

La vacuna contra la covid-19 reduce el riesgo de contraer el virus y de sufrir complicaciones graves o morir

La evidencia científica avala que las vacunas son una herramienta de prevención y protección importante, y, más concretamente, que la vacuna contra la covid-19 es decisiva para frenar la pandemia. La administración de esta vacuna contra este virus reduce el riesgo de infección y de sufrir complicaciones graves o morir por covid-19, protege a los colectivos más vulnerables y reduce la carga asistencial del sistema sanitario. Por otro lado, con la inmunización se abre el camino para llegar a una recuperación económica y social. 

Barcelona dispone de 48 espacios intermedios cedidos por el ayuntamiento

El objetivo es lograr la inmunidad de grupo y, para ello, se ha diseñado una estrategia que prioriza determinados grupos de población –los que tienen más riesgo de complicaciones ante esta enfermedad, así como las personas más expuestas o que tienen un papel esencial en la sociedad–, que evoluciona en función de las dosis de vacunas disponibles, sus características y los aspectos vinculados con las cuestiones organizativas y logísticas, hasta vacunar a toda la población que lo necesite o lo desee. 

La inmunidad de grupo se consigue cuando un número suficiente de personas del conjunto de la población están protegidas de la enfermedad, ya sea porque la han pasado o se han vacunado, de forma que se impide la circulación del virus. En consecuencia, resulta más difícil que el virus pueda infectar y producir formas más graves de la covid-19 y se evita que afecte a las personas con más riesgo de complicaciones y muerte a causa de esta enfermedad.

Efectos secundarios

Como sucede con todos los medicamentos y vacunas, pueden tener efectos secundarios. Los más comunes en estos casos son el dolor en el brazo, fatiga, dolor de cabeza, náuseas y febrícula. Son síntomas leves y que suelen durar uno o dos días. Las agencias reguladoras, como la Agencia Europea del Medicamento, y las autoridades sanitarias avalan que las diferentes vacunas contra la covid-19 son seguras y efectivas. Junto con sus recomendaciones, ha aumentado la confianza en la vacuna. En este sentido, tal como apunta el último barómetro del CIS, publicado el mes de marzo, un 94,6% de la población estaría dispuesta a vacunarse de la covid-19 inmediatamente. 


/ Archivo

Colectivos

En Catalunya, la campaña de vacunación empezó a finales de diciembre del 2020. En la actualidad se están administrando las vacunas de Pfizer/BioNTech, Moderna/Lonza y Oxford/AstraZeneca, mientras que se están ultimando los detalles de distribución de Janssen, aprobada el 11 de marzo. 

En el segundo estadio de la campaña se ha priorizando la vacunación de personas mayores de 80 años

Teniendo en cuenta que las vacunas se están produciendo de forma progresiva y que su disponibilidad es limitada, en un primer estadio se ha priorizado la vacunación de las personas que viven en residencias de personas mayores, los profesionales del ámbito sanitario y sociosanitario y las personas con grandes dependencias, colectivos que más padecieron el virus y que ya están vacunados o en proceso de vacunación. 

En un segundo estadio se han priorizado las personas mayores de 80 años, que están siendo vacunadas actualmente, a las que seguirán las personas de 70 a 79 años. Estos colectivos se están vacunando con Pfizer/BioNTech y Moderna/Lonza. 

Te puede interesar

Por otro lado, y en cuanto a la vacuna de Oxford/AstraZeneca, se ha administrado a personas de colectivos profesionales esenciales menores de 56 años. Desde la semana pasada también se ha empezado a vacunar con este fármaco a la población general entre 60 y 65 años, después que el Consejo Interterritorial de Salud elevara la edad límite para administrar esta vacuna. 

“Debemos protegernos hasta la inmunidad de grupo”

Uno de los organismos más destacados en la promoción y protección de la salud pública en Barcelona es la Agència de Salut Pública (ASPB). Laura Ricart trabaja en este organismo como enfermera del equipo del Servicio de Programas e Intervenciones Preventivas de la ASPB.

-¿Cómo se ha organizado la vacunación en Barcelona?

-La estrategia de vacunación es una estrategia compartida, y la priorización es común en todo el país. La ciudad y sus profesionales sanitarias estamos preparadas para llevar a cabo el proceso. Se vacuna en diferentes lugares: residencias, CAPs y otros centros de vacunación en espacios cedidos por el Ayuntamiento de Barcelona. 

-¿Por qué las personas vacunadas deben seguir cumpliendo las recomendaciones?

-La vacuna protege a la persona de la enfermedad, sobre todo de sus formas más graves y de la muerte por covid-19, pero existe una pequeña posibilidad de que una persona vacunada pueda transmitir el virus. 

Esto supone un riesgo de contagiar a otras personas, aunque sea mucho menor que en el caso de tener la enfermedad. Por eso, mientras no haya un porcentaje suficiente de personas vacunadas como para alcanzar la inmunidad de grupo, se debe seguir utilizando las medidas de protección como las mascarillas.

-¿En qué casos está contraindicada la vacuna?

-La vacuna está contraindicada y no se debe administrar, en personas que han tenido una reacción de hipersensibilidad grave, de tipo anafiláctico, o una reacción alérgica inmediata de cualquier gravedad a alguno de los componentes de la vacuna o a una dosis previa de la vacuna contra la covid-19. Si la persona tiene alguna otra alergia debe comunicarlo al personal sanitario para que lo valore.