En colaboración con el

ESPACIO PÚBLICO

El urbanismo con perspectiva de género se extiende en Barcelona

Busca avanzar hacia un espacio público que cuida la familia, la crianza y los cuidados, la autonomía y la accesibilidad, un entorno amable, saludable y seguro, la relación dentro de los barrios y las necesidades de todo el mundo

Una familia paseando por la ciudad

Una familia paseando por la ciudad

Se lee en minutos

Desde la aprobación de la medida de gobierno “Urbanismo con perspectiva de género”, en el año 2017, se han impulsado distintas acciones para aplicar esta norma en la transformación del espacio público a favor de la creación de una ciudad que tenga en cuenta el cuidado de la familia, la crianza, la autonomía, la accesibilidad, las relaciones interpersonales, las distintas necesidades en su urbanismo. Esta medida también vela por el mantenimiento de un entorno amable, saludable y seguro. 

Marchas exploratorias en los barrios

Un total de 278 mujeres han participado en 12 marchas exploratorias en varios barrios para detectar las necesidades reales, como puntos oscuros que generan inseguridad o problemas para desplazarse en coche, y definir los cambios que facilitarían los cuidados, la movilidad y la seguridad en el espacio público. Un mapa recoge la información que se ha generado en las marchas y servirá de guía para impulsar acciones en el futuro.

Entornos escolares más amables y saludables

Entre este año y el 2021 se pacificarán los entornos de 78 escuelas, con más espacio para la entrada y la salida de los niños y niñas, zonas de estancia y menos tráfico y contaminación para proteger la salud y la seguridad de niños y jóvenes. La actuación beneficiará a más de 26.000 niños y niñas de todos los distritos de la ciudad.

Urbanismo y movilidad

Durante los últimos años se ha incorporado la perspectiva de género en la remodelación del espacio público, la pacificación de calles y la ejecución de programas como el Plan de barrios o las supermanzanas. Además, la red de autobuses de altas prestaciones ha supuesto una mejora en la accesibilidad y el servicio, y se han promovido servicios especiales, como el bus a demanda de Torre Baró, para atender las necesidades específicas que el vecindario tiene en algunos puntos de la ciudad.

Justicia de género en los polígonos industriales

Un estudio realizado en los polígonos del Bon Pastor, el Torrent de l’Estadella, la Verneda Industrial y Montsolís concluye que están aislados, se ubican en zonas poco agradables para andar y sin actividad social, generan sensación de inseguridad y están masculinizados, ya que un 70 % de los trabajadores son hombres.

Te puede interesar

Para hacer de estas áreas espacios amables de convivencia y más igualitarios se propone:

  • Mejorar la accesibilidad y la iluminación.
  • Hacer nuevas zonas de estancia.
  • Fomentar actividades comerciales y de ocio.
  • Hacer rutas a pie más amables.
  • Crear paradas de bus más visibles.
  • Incorporar carriles bici conectados a la red pedaleable.
  • Elaborar planes de igualdad en las empresas.
  • Promover la contratación de mujeres.