En colaboración con

POBREZA

La Llavor, el primer centro exclusivo para mujeres sin hogar

El Centro Residencial de Inclusión La Llavor, el primer centro de estas características en la ciudad, tiene cuarenta habitaciones y está gestionado por Sant Joan de Déu Servicios Sociales

El nuevo equipamiento, que se incorpora a la red municipal, da continuidad a uno de los alojamientos extraordinarios que se pusieron en marcha a raíz de la crisis sanitaria

Una de las usuarias del primer centro residencial para mujeres La Llavor

Una de las usuarias del primer centro residencial para mujeres La Llavor

Se lee en minutos

Las mujeres representan el 13% de las personas sin hogar que se encuentran en situación de calle en la ciudad; sin embargo, tienen una tasa de pobreza y riesgo de exclusión social superior a la de los hombres. Esto se debe al hecho de que las mujeres sufren más situaciones de infravivienda, abuso y violencia antes de quedarse sin hogar, y cuando llegan al centro sus condiciones físicas y emocionales son más graves que las de los hombres.

El nuevo Centro Residencial de Inclusión La Llavor está pensado para mujeres solas mayores de edad en situación de exclusión social y residencial, sin ingresos o con ingresos insuficientes para poder acceder a un alojamiento de manera autónoma.

La Llavor dispone de cuarenta habitaciones individuales con espacios comunes, como una lavandería y un comedor. El objetivo del centro es ofrecer un espacio residencial hasta que las mujeres atendidas encuentren una alternativa más estable y adecuada a su situación.

Te puede interesar

El centro, situado en la calle de Saldes, 6-8, en el distrito de Horta-Guinardó, se integra en la red pública del Ayuntamiento, que prevé destinar 1,16 millones de euros a garantizar su funcionamiento y favorecer los procesos de recuperación personal y de inclusión social y laboral de las mujeres desde una perspectiva de género.

Este es el primer equipamiento de estas características en la ciudad y se inspira en la Medida de gobierno para la prevención del sinhogarismo femenino y la introducción de la perspectiva de género en la atención de las personas sin hogar en Barcelona.