09 jul 2020

Ir a contenido

En colaboración con

IMPACTO DE LA COVID-19

Barcelona hace frente a los efectos emocionales del coronavirus

El ayuntamiento destina 1,5 millones de euros extra a dar respuesta a la angustia psicológica derivada de la situación actual

A partir de este mes de junio se ponen en marcha programas de apoyo, herramientas 'on line' y un teléfono de atención

Dos personas mayores se cogen de la mano.

Dos personas mayores se cogen de la mano.

La encuesta de seguimiento de la situación provocada por la covid-19 en Barcelona, que elabora semanalmente la Oficina Municipal de Datos, indica que el 49 % de la ciudadanía asegura que el confinamiento está siendo muy duro o bastante duro, mientras que hasta el 86 % de la población admite que siente preocupación ante la pandemia. Por ello, el Ayuntamiento de Barcelona destinará un millón y medio de euros, que se sumarán a los ya previstos en el presupuesto municipal para programas de salud mental, a dar respuesta a la angustia psicológica derivada de la situación creada por el coronavirus.

El nuevo plan de choque en salud mental, que se implementará con la guía de la Mesa de Salud Mental de la ciudad, ofrecerá una especial atención a los colectivos con más necesidad de apoyo específico: niños y niñas y adolescentes, personas cuidadoras, personas mayores y personas con problemas de salud mental. Entre los sentimientos que están floreciendo estos días se encuentran la angustia y el miedo a un posible contagio; el sentimiento de sobrecarga por el incremento del trabajo de las personas cuidadoras; un fuerte impacto emocional por la muerte y el duelo; y un agravamiento de las sensaciones de aislamiento y soledad.

Acciones ya en marcha

Para hacer frente a todo ello, a partir de este junio y hasta el fin del mes de julio, se activarán en la ciudad diferentes programas. Por ejemplo, un centro de actividades en línea de aprendizaje y apoyo, que ofrecerá herramientas para afrontar las dificultades durante la covid-19, así como un programa de apoyo y asesoramiento en salud mental a los profesionales sociales y de entidades para mejorar la detección precoz de los problemas psicológicos, sobre todo en los barrios con más dificultades sociales.

También se ha habilitado un teléfono dirigido a la infancia y las familias, que no sustituirá otros servicios, sino que actuará como un refuerzo específico. Asimismo se ofrecerá apoyo a las entidades que trabajan en la inserción sociolaboral de las personas con problemas de salud mental para reforzar los servicios y programas de acompañamiento y orientación en el ámbito laboral a las personas afectadas y sobre todo para que las empresas incorporen estos perfiles a sus plantillas.

El plan está dotado con 1,5 millones de euros extraordinarios que se suman a los 640.000 euros que ya estaba previsto destinar este año a los diferentes programas municipales de salud mental que ya funcionan en la ciudad y que se seguirán manteniendo, tal y como recalcan desde el ayuntamiento.