04 jun 2020

Ir a contenido

En colaboración con

LA REACCIÓN DE BARCELONA

Más recursos y camas para evitar el colapso de los hospitales de la ciudad

Los pabellones Salud y los hoteles sanitarios refuerzan la respuesta a la crisis generada por el covid-19

Alianza entre administraciones, servicios municipales, Gremio de Hoteles y Médicos sin Fronteras

Redacción

Personal sanitario prepara el Pabellón Salud del Vall d’Hebron.

Personal sanitario prepara el Pabellón Salud del Vall d’Hebron.

El Ayuntamiento de Barcelona ha transformado diferentes equipamientos municipales en pabellones Salud para dar apoyo a los hospitales de referencia de la ciudad con 600 camas más para atender a pacientes con covid-19. El primero en estar operativo ha sido el instalado en el CEM Olímpics Vall d'Hebron, que ya está al cien por cien de su capacidad y atiende a 132 pacientes desde el 29 de marzo.

También está operativo, desde el domingo, 5 de abril, un nuevo Pabellón Salud, el habilitado en el CEM Guinardó, que permite ampliar la capacidad del Hospital de Sant Pau en 100 camas y, la próxima semana, el CEM Claror comenzará a acoger hasta 72 pacientes del Hospital del Mar.

Estos tres equipamientos se suman al Hotel Catalonia Barcelona Plaza, medicalizado desde el 30 de marzo para acoger a hasta 300 pacientes del Hospital Clínic. Para aligerar este mismo hospital, a lo largo de la próxima semana se adecuará también el recinto del Instituto Nacional de Educación Física de Catalunya, que permitirá alojar a más de 200 pacientes con covid-19.

Asesoramiento de Médicos sin Fronteras

Para poder habilitar los pabellones Salud, los servicios municipales se han puesto a disposición del Consorcio Sanitario de Barcelona y han contado con el asesoramiento de Médicos sin Fronteras para la instalación de los pabellones. A través del Gremio de Hoteles de Barcelona se han habilitado también una docena de hoteles para trasladar a pacientes no críticos y para el descanso del personal sanitario.

Una oficina técnica del Ayuntamiento de Barcelona coordina la logística y el material para poder medicalizar los espacios, mientras que el Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya se encarga del personal sanitario y del criterio asistencial.