09 ago 2020

Ir a contenido

En colaboración con

MEDIOAMBIENTE

Los expertos advierten que una ciudad contaminada enferma a las personas

Especialistas alertan sobre los efectos de la polución del aire en la salud y la necesidad de tomar medidas

El Ayuntamiento de Barcelona lanza una serie de vídeos que dan voz a la comunidad médica y científica

El Periódico

Una vista sobre Barcelona en la que se puede observar la capa de contaminación.

Una vista sobre Barcelona en la que se puede observar la capa de contaminación. / FERRAN NADEU

Hace décadas que los estudios científicos evidencian que respirar aire contaminado perjudica la salud presente y futura. Según datos de la Comisión Europea, la contaminación atmosférica causa 10 veces más muertes prematuras que los accidentes de tráfico. Barcelona supera en un 70 % los niveles de PM2,5 que marca la Organización Mundial de la Salud, un contaminante que ocasionó 351 muertes en la ciudad durante el 2018. Por eso, el Ayuntamiento de Barcelona inicia una serie de vídeos que, durante las próximas semanas, darán voz a la comunidad médica y científica. A medida que se vayan publicando, los vídeos se agruparán en esta lista de reproducción.

Tal y como se explica en el primer vídeo, la contaminación es especialmente agresiva con los colectivos vulnerables, como los niños, las embarazadas, las personas mayores y las personas con enfermedades cardiovasculares o respiratorias. En el caso de los niños y niñas, como su árbol respiratorio todavía se está desarrollando, un aire de mala calidad puede afectar su función pulmonar a la larga y determinar que sean “adultos enfermos”, como señala Lluïsa Hernández, pediatra en la UCI del Hospital Sant Joan de Déu.

El camino requiere un esfuerzo colectivo para mejorar la calidad del aire a través de cambios de hábitos individuales. Así lo asegura Manel Anoro, médico de familia: “Los esfuerzos individuales para mejorar la colectividad se han hecho siempre. Por eso tenemos escuela pública, por eso tenemos servicios de salud públicos. Con la contaminación, tenemos que hacer igual.” Jordi Sunyer, investigador de ISGlobal, alerta desde hace décadas de la nocividad de la contaminación, y manifiesta: “Es absolutamente estúpido que nos comportemos de modo que nos intoxicamos a nosotros, intoxicamos a nuestros padres e intoxicamos a nuestros hijos. Podemos vivir en la ciudad con un aire como el que tienen en el Pirineo; no es un sueño, hay países que lo están consiguiendo.”