03 abr 2020

Ir a contenido

En colaboración con

PRESUPUESTOS PARTICIPATIVOS

La ciudadanía decide las inversiones para su barrio

Pueden presentarse proyectos de inversión en la primera fase del proceso hasta el 27 de marzo

En mayo, Barcelona escogerá entre las propuestas presentadas por los vecinos

Anna Solà

Punto de participación presencial en el Campus de Poblenou de la Universitat Pompeu Fabra.

Punto de participación presencial en el Campus de Poblenou de la Universitat Pompeu Fabra.

Por primera vez, el Ayuntamiento de Barcelona ha reservado una partida de 75 millones de euros del presupuesto municipal –cerca del 5% del total previsto para destinar a las inversiones que se lleven a cabo hasta 2023– para un proceso participativo en el que el vecindario barcelonés propone y decide qué proyectos se deben desarrollar en los barrios, con la mediación del consistorio. 

A través de la plataforma digital de participación decidim.barcelona, basada en la transparencia y el código abierto, y distintos debates presenciales, los vecinos y vecinas pueden hacer propuestas de mejora en espacios, equipamientos e infraestructuras públicas a partir del conocimiento directo que tienen de la realidad de su barrio. La primera fase del proceso, que contempla la presentación de los proyectos de inversión, está abierta desde el 3 de febrero y permitirá aportaciones hasta el 27 de marzo. Tras la fase de selección y votación, los presupuestos participativos permitirán desarrollar las iniciativas escogidas a partir de este verano y hasta el año 2023.

Implicación

Se trata de una iniciativa pionera integrada por primera vez en el Programa d’Actuació Municipal (PAM) 2020-2023, el documento que establece los ejes de trabajo del gobierno municipal. Se trata de una iniciativa que ya han desarrollado algunas ciudades de referencia internacional, como Nueva York, Madrid o París, y otras más cercanas como Badalona, Gavà o Manresa. 

Además de decidir el destino de una parte del presupuesto municipal, este proceso participativo también contempla que los vecinos de Barcelona se impliquen en la definición de la estrategia del gobierno local haciendo sus aportaciones en el PAM y en los Programes d’Actuació de Districte (PAD), el documento que concreta las acciones localizadas en los distritos. La concejalía de Participación del ayuntamiento destaca la innovación de todo el proceso, al mismo tiempo que el papel vital de los barrios y distritos en el desarrollo de la ciudad.

“Es una oportunidad para ver qué quiere la ciudadanía, teniendo en cuenta que el vecindario conoce de primera mano las necesidades de su barrio”, explica Elena Martín, técnica de Democracia Activa del consistorio de la capital catalana. “Aunque este proceso es la continuación de un modelo participativo desplegado durante el mandato anterior, esta es la primera vez que se lleva a cabo un ejercicio de democracia directa tan relevante”, apunta Martín. 

Los presupuestos participativos son un paso adelante hacia un modelo de democracia que implica a la ciudadanía en sus decisiones. Enmarcados en el fomento de la participación ciudadana, promueven la toma de decisiones sobre la inversión económica en los barrios.

ESTELA PIÑEIRO 

Novedad

“El objetivo de este tipo de iniciativas es fortalecer la democracia poniéndola al servicio de la ciudadanía. Hasta ahora hemos abierto muchos espacios donde los vecinos y vecinas podían proponer lo que querían para su ciudad: la novedad es que ahora pueden no solo proponer, sino decidir también”, destaca Martín. Aprovechando los presupuestos participativos, el gobierno municipal apuesta por la descentralización y la proximidad, por lo que el proceso de decisión se lleva a cabo por distritos. 

Además, de esta forma implica a la ciudadanía en asuntos cívicos y colectivos y propone un empoderamiento ciudadano a través de espacios y canales como el de los presupuestos participativos, que permiten exponer y deliberar sobre las prioridades de la ciudad en comunidad. 

Convocatoria abierta

Desde el 3 de febrero cualquier entidad o persona, esté o no empa­dronada en Barcelona, puede pre­sentar hasta tres propuestas que puedan desarrollarse en el marco de los presupuestos participativos. Tienen cabida iniciativas como la mejora de equipamientos o infraestructuras públicas, la construcción de nuevos equipamientos de dimensiones reducidas, la reurbanización y mejora de espacios públicos, la compra de infraestructura y mobiliario urbano o la adquisición de aplicaciones o infraestructura tecnológica. 

Se tendrán en cuenta los criterios éticos y de sostenibilidad de los proyectos que presenten, además de su adaptación a la normativa vigente y su incidencia en uno o varios barrios de la ciudad. El importe de los proyectos de inversión propuestos debe oscilar entre los 50.000 y los 2 millones de euros

Los 75 millones de euros que se han reservado se han distribuido entre los distritos de forma equitativa (50%) y siguiendo criterios tanto demográficos (30%) como socioeconómicos (20%).  Tanto la presentación de propuestas como su votación y seguimiento se centraliza en la plataforma decidim.barcelona, el espacio digital de participación del consistorio. 

Debates

Más allá del plano digital, se llevarán a cabo un total de 250 debates ciudadanos, se discutirán los proyectos en los órganos de participación de la ciudad y se facilitarán 160 puntos de participación en el espacio público para informar y asesorar a la ciudadanía en distintos puntos de la capital catalana.

Asimismo, se han previsto sesiones específicas para atender las necesidades de colectivos de personas con diversidad funcional, niños y jóvenes de escuelas e institutos y personas mayores de residencias municipales. En la fase de concreción de los proyectos, se convocarán más sesiones de trabajo para definir y concretar los proyectos entre vecinos y vecinas y el personal municipal experto en los ámbitos de los proyectos.