Ir a contenido

En colaboración con

EN ANTIGUOS CONTENEDORES MARÍTIMOS

Empieza la instalación de los primeros alojamientos de proximidad provisionales en Barcelona

Este nuevo modelo de pisos de estancia temporal y construcción rápida permitirá ampliar el parque público de vivienda y luchar contra la gentrificación

La promoción, en la que se alojarán familias en situación de vulnerabilidad de Ciutat Vella, se ubica en la calle Nou de Sant Francesc, número 8-10

El Periódico

Un dormitorio de los primeros alojamientos de proximidad provisionales que se instalarán en Barcelona.

Un dormitorio de los primeros alojamientos de proximidad provisionales que se instalarán en Barcelona. / ayuntamiento de barcelona

El primer edificio del proyecto APROP ya ha empezado a instalarse en el barrio del Gòtic (Ciutat Vella), y estará terminado en octubre. 

Este nuevo modelo de pisos de estancia temporal y construcción rápida permitirá ampliar el parque público de vivienda y luchar contra la gentrificación.

La promoción, en la que se alojarán familias en situación de vulnerabilidad de Ciutat Vella, se ubica en la calle Nou de Sant Francesc, 8-10, e incluye 12 alojamientos - cuatro dobles, de unos 60 m2, y ocho individuales, de unos 30 metros cuadrados -; un equipamiento comunitario en la planta baja; y un huerto urbano en la cubierta.

A finales de octubre se iniciará el proceso para adjudicar los pisos y las familias accederán a ellos de forma provisional mientras esperan una vivienda social definitiva.

El proyecto tiene un presupuesto de 940.000 euros.

El derecho a la vivienda, una prioridad

El proyecto APROP es una medida complementaria del Plan por el derecho a la vivienda, que permite dar una respuesta más rápida ante la necesidad urgente de pisos sociales, ampliar el parque público de vivienda y luchar contra la expulsión de vecinos y vecinas.

El proyecto piloto de alojamientos de proximidad provisionales incluye en total tres promociones de pisos con capacidad para unas 250 personas. Además del edificio de Ciutat Vella, que ya se está instalando, quedan pendientes de licitación dos proyectos en Sants-Montjuïc y Sant Martí.

Pisos de construcción rápida, sostenible y de calidad

El tiempo para habilitar alojamientos de proximidad provisionales se reduce entre unos meses y un año, un periodo muy inferior al de las promociones ordinarias de vivienda pública, que pueden demorarse entre seis o siete años.

Eso es posible porque estas viviendas están configuradas por módulos prefabricados a partir de contenedores marítimos que se reparan y se adecuan al nuevo uso.

Una vez colocados, se procede a montar elementos como el ascensor, las escaleras o las zonas de paso, y finalmente se construyen la fachada y la cubierta.

Estos edificios se ubican en solares destinados a vivienda pública, y cuando los proyectos de construcción previstos en estos emplazamientos se aprueben, podrán desmontarse y trasladarse a otra ubicación.