Ir a contenido

En colaboración con

PARA ASEGURAR LA MOVILIDAD DE LOS PEATONES

Barcelona refuerza la vigilancia y las sanciones a los patinetes de uso compartido

El Ayuntamiento intensifica los esfuerzos para dar cumplimiento a la ordenanza municipal sobre el uso de este tipo de vehículos en la ciudad

El consistorio trabaja en una nueva normativa para regular la actividad de las empresas de patinetes compartidos que quieran operar en la capital

El Periódico

Durante el mes de agosto se ha reforzado la vigilancia y el control de los patinetes en Barcelona.

Durante el mes de agosto se ha reforzado la vigilancia y el control de los patinetes en Barcelona. / ayuntamiento de barcelona

Durante el mes de agosto se ha reforzado la vigilancia y el control de los patinetes en Barcelona con el fin de garantizar el cumplimiento de la normativa de circulación y proteger la movilidad de los peatones. 

Esta intensificación en la vigilancia se está haciendo especialmente en la circulación y en el aparcamiento de los vehículos, que estacionan en los espacios reservados para bicicletas y otros servicios.

En este sentido, el Ayuntamiento informa que la Ordenanza de Circulación de Peatones y Vehículos prevé cómo deben circular estos vehículos de movilidad personal de uso comercial en la ciudad.

No obstante, paralelamente el consistorio está trabajando en una nueva normativa que regule la actividad de las empresas de patinetes de uso compartido. Y, a día de hoy, la mayoría de las empresas interesadas en operar en Barcelona se han comprometido a esperar a que la nueva regulación esté en funcionamiento, con el fin de garantizar la convivencia en el espacio público.

Las primeras reuniones con las operadoras ya se han llevado a cabo y se prevé que en septiembre se pueda presentar la primera propuesta de la nueva normativa.

A pesar del amplio consenso, algunas empresas ya han empezado a llevar a cabo su actividad en la ciudad, y se enfrentan a las sanciones correspondientes por uso indebido del espacio público y por suponer un perjuicio para la movilidad a pie y en bicicleta.

Crecen las restricciones para los ‘bicitaxis’

De los 2.000 ‘bicitaxis’ que operan en Barcelona, sólo 500 cumplen la Ordenanza de circulación de peatones y vehículos, que obliga a estos vehículos a estar inscritos en el registro, disponer de un seguro y circular por las zonas que marca la normativa.

El incumplimiento de la regulación provoca graves perjuicios para la movilidad de los peatones, especialmente en las áreas con más turismo.

Por este motivo, se han intensificado los controles en los lugares con más concentración de vehículos, como el frente marítimo, la avenida de la Catedral o el paseo de Colom. De enero a junio se han interpuesto 6.525 denuncias, la mayoría de las cuales son por incumplimiento de los requisitos establecidos en la ordenanza (3.767) o por mal estacionamiento (2.758).

Estas medidas se suman a las restricciones que ya se han implementado en Ciutat Vella, donde los ‘bicitaxis’ están obligados a desplazarse por dos rutas específicas que bordean el distrito y evitan el acceso a las zonas con más tráfico de peatones.

Ampliación del marco legal

Paralelamente a la vía sancionadora, se está trabajando en una nueva normativa que llene el vacío legal en el cual operan las compañías de vehículos de movilidad personal (VMP) y que garantice la convivencia en el espacio público.

En concreto, se está preparando una instrucción técnica con la Dirección General de Tráfico para que se impongan requisitos de obligado cumplimiento en materia de seguridad, y también se pedirá a la Generalitat de Catalunya que regule la actividad económica del sector para evitar la proliferación de estos vehículos.

El objetivo final de todas las medidas es reducir el número de ‘bicitaxis’ y ciclos de más de dos ruedas de uso comercial que circulan por la ciudad, que distorsionan la vida del vecindario y no contribuyen a un modelo de movilidad de calidad.