Ir a contenido

En colaboración con

LOCALES QUE REVIVEN EN EL DISTRITO

Ciutat Vella impulsa el comercio local de proximidad a través del programa 'Baixos de Protecció Oficial'

El precio de alquiler será un 15% inferior para los proyectos que ofrezcan esta actividad económica

M.R.

The Post-Industrial Fashion shop, comercio situado en uno de los Baixos de Protecció Oficial de 2018.

The Post-Industrial Fashion shop, comercio situado en uno de los Baixos de Protecció Oficial de 2018.

El Districte de Ciutat Vella, en colaboración con la agencia de desarrollo económico Barcelona Activa y en el marco del Pla de Barris del Raval Sud i el Gòtic Sud, impulsa por segundo año consecutivo el programa Baixos de Protecció Oficial. Se trata de una iniciativa que tiene como objetivo dinamizar locales de propiedad municipal que a día de hoy están vacíos y cerrados. A la práctica, esta política pública se traduce en una convocatoria abierta a aquellas personas que -a título individual o a través de una cooperativa, asociación, sociedad limitada u otras formas jurídicas- puedan dar una nueva vida al espacio. ¿Cómo? Prioritariamente, a través del comercio local con producto de proximidad y una actividad económica diversa y útil para el vecindario, que a la vez pueda luchar contra la gentrificación y el monocultivo turístico que existe en el distrito. De aquí el nombre “Local Local” que da sentido al proyecto.

Siguiendo el modelo de convocatoria de la primera edición, este año el Ayuntamiento de Barcelona seleccionará de nuevo 8 proyectos. Cada adjudicatario podrá ubicarse en uno de los locales que ofrece el programa, situados en los barrios del Raval, de Sant Pere, Santa Caterina y la Ribera. 8 bajos comerciales que la administración pública cederá a iniciativas relacionadas con los ámbitos del comercio local de proximidad y de la pequeña producción urbana como preferencia. Unos sectores que pueden contribuir a pluralizar la economía y a distribuir la riqueza en la ciudad de Barcelona. El ayuntamiento también tendrá en cuenta, especialmente, los ámbitos siguientes: el trabajo de curas y servicios a las personas, las intervenciones comunitarias, el consumo responsable, los proyectos culturales, la economía circular y el conocimiento y la innovación. Todos ellos se recogen en el Pla de Desenvolupament Econòmic de Ciutat Vella (PDE) aprovado en 2016 y con fecha de vencimiento en 2021.


El PDE, una hoja de ruta

En 2016, el Ayuntamiento de Barcelona presentó el Pla de Desenvolupament Econòmic de Ciutat Vella; una hoja de ruta que empezaría a trazar el camino hacia un nuevo ecosistema económico en el distrito, basado en la pluralidad, la diversidad y la solidez. En un plazo de 5 años, la administración pública -con el soporte de Barcelona Activa y las entidades y agentes económicos del territorio- se propuso generar más y mejor ocupación. También lograr que en barrios como el Raval el turismo sea una fuente de riqueza compatible con la vida cuotidiana del vecindario y el resto de sectores productivos, en especial los comercios locales de proximidad. En este plan es donde se enmarca el programa Baixos de Protecció Oficial.


Como novedad, las nuevas bases de la convocatoria valorarán con una mayor puntuación las iniciativas que se quieran destinar al comercio de proximidad. Si además, estas son presentadas por unos determinados colectivos, aumentan las posibilidades de ser seleccionadas. Entre ellos, se encuentran: las mujeres y los jóvenes sin estudios superiores, las personas en paro de larga duración y las personas en paro de más de 45 años, entre otros colectivos con riesgo de exclusión social. El Plan de Empresa es un elemento fundamental para que los técnicos puedan evaluar los proyectos y debe sumar un mínimo 15 puntos. Es un modo de demostrar su consolidación y viabilidad económica. Hasta llegar a los 100, también se puntuará con 10 puntos las organizaciones y los negocios actualmente activos, en régimen de alquiler, que ven amenazada su actividad por el mercado inmobiliario. Así pues, el proyecto “Local Local” no solo facilita la llegada de nuevas actividades económicas al distrito, sino que también procura la continuidad de los comercios locales que han nacido y crecido en Ciutat Vella. Del mismo modo, el Ayuntamiento de Barcelona está en trámite de compra de dos propiedades privadas mediante un concurso que convocó el verano pasado, en el marco del Pla de Barris del Raval Sud i Gòtic Sud. Estos locales también se pondrán a disposición de las personas interesadas en la presente convocatoria de subvenciones.


El programa Baixos de Protecció Oficial nace hace dos años con el fin de facilitar a las personas un arrendamiento asequible de locales comerciales que se encuentran en desuso. Una política pública necesaria en Barcelona, especialmente en zonas centrales como Ciutat Vella, donde -debido a la afluencia constante de turistas y una menor oferta de bajos comerciales- el precio del alquiler puede doblar al de los barrios más periféricos de la ciudad. Los adjudicatarios del proyecto “Local Local” 2019 se beneficiaran de un arrendamiento que puede ir desde los 238 a los 658,75 euros durante el primer año de contrato, para el comercio de proximidad. La cifra definitiva oscilará entre estas cantidades en función de la medida de los locales, pero en todo caso, será un 15% inferior respecto al precio de alquiler que pagaran el resto de negocios y actividades, que se encontrará entre los 280 y los 775 euros. En los dos casos, estos precios se incrementaran progresivamente entre un 20% y un 32% en el tercer año de contrato.

Dos modelos de alquiler

Los adjudicatarios podrán acceder a dos modelos de alquiler diferentes. Las actividades económicas que se incluyan en el sector del comercio local de proximidad tendrán acceso a la modalidad A. En este caso, obtendrán un período de arrendamiento de 5 años, prorrogable hasta 2 más, siendo 7 años el total del período de duración. En cambio, aquellas actividades económicas que no se incluyan en este sector de comercio local de proximidad, optarán a la modalidad B. En lo que se refiere a este modelo, el plazo del contrato de arrendamiento será también de 3 años iniciales, prorrogable hasta 2 años más, con un máximo total del período de duración del alquiler de 5 años. Los posibles adjudicatarios deben ofrecer actividades que fomenten la economía plural y sostenible necesaria para el barrio.

Àlex Jiménez: «El mundo del diseño no genera gentrificación»

Àlex Jiménez trabajando en el nuevo local de su estudio de diseño Nutcreatives, ubicado en el Raval /RICARD CUGAT

Àlex Jiménez es responsable del estudio de diseño Nutcreatives, proyecto adjudicatario en la primera convocatoria de "Local Local". Des principios de este año, el negocio está ubicado en el barrio del Raval. Es uno de les 8 proyectos que se beneficia del alquiler de un local en régimen de protección oficial en el distrito de Ciutat Vella, gracias al programa Baixos de Protecció Oficial.

¿En qué situación se encontraba NutCreatives antes de acceder al programa Baixos de Protecció Oficial?
Hace un par de años llegamos a un acuerdo los que eran mis socios y yo para quedarme con la empresa en solitario. Una suma de motivos nos llevó a pensar que era la mejor opción ya que yo quería continuar con el proyecto y ellos no lo veían claro. Después he estado viviendo fuera y trabajando para los clientes a distancia y el programa de Baixos justo encajó con el momento de mi vuelta a Barcelona, así que fue perfecto.

¿Cómo ha contribuido el negocio en la vida del vecindario durante los últimos meses?
La inauguración “oficial” del espacio el 14 de junio, aunque llevamos trabajando en el espacio desde el primer día. A partir de ahí empezaremos a organizar desde conferencias sobre temas que nos interesan (consumo responsable, ecodiseño, sostenibilidad, artesanía, reciclaje, etc), a talleres para públicos de edades variadas, hasta tejer relaciones con otros agentes del barrio. El diseño es una disciplina especialmente buena conectando pequeños talleres, materiales, proveedores y por supuesto las personas que éstos tienen detrás, y es lo que pensamos hacer. Además estamos creciendo y queremos que futuros miembros del equipo puedan ser vecinos del barrio.

¿NutCreatives puede ayudar a combatir la gentrificación en el distrito de Ciutat Vella? O por lo contrario ¿favorecerla?
Nuestro objetivo es ayudar a combatirla. La economía circular es el modelo hacia el que nuestras ciudades, economías y sociedades deben virar ya, no hay alternativa, así que creo que es importante que empresas como la nuestra se consoliden. El diseño en general se percibe como “gentrificador” cuando bien entendido y aplicado actúa exactamente al revés; puede ayudar a empresas locales a generar empleos, valor añadido, hacerlas más competitivas y también más sostenibles. Buscando un símil natural ¡cosa que hacemos a menudo en Nutcreatives! para que un ecosistema tenga éxito debe estar equilibrado, y que estén presentes sectores como los de los negocios que han recibido un local no hace más que diversificar la oferta del barrio y mostrar que hay otras posibilidades.

¿Cómo ha sido el acompañamiento del proyecto por parte de Barcelona Activa?
Prácticamente acabamos de empezar, pero puedo decir que ya nos hemos entrevistado un par de veces con ellos y nos están facilitando contactos con otros agentes del barrio para que colaboremos entre nosotros y hagamos proyectos conjuntos. Estamos muy contentos del acompañamiento que recibimos por parte de Barcelona Activa.