Ir a contenido

En colaboración con

INVERSIÓN EN LOS BARRIOS

Urbanismo en clave comunitaria

El Plan de Barrios inyecta 87 millones en infraestructura y espacios para la comunidad en su recta final

La colaboración con las vecinas y los vecinos es crucial para el desarrollo del programa

M.Ruiz

Vista de Via Trajana, enclave para la creación del nuevo circuito deportivo del barrio de La Verneda y La Pau

Vista de Via Trajana, enclave para la creación del nuevo circuito deportivo del barrio de La Verneda y La Pau / MARTA JORDI

José María es residente en el barrio de El Besós y el Maresme desde los años 60. Tras su jubilación, la posibilidad de asistir al Casal de Barri Besós le ha permitido retomar una de sus pasiones, la pintura, así como estar en contacto con otros vecinos y otras vecinas que se encuentran en su misma situación. “Vivo solo, por lo que poder asistir al casal y poder charlar o tomar un café con mis compañeros me permite sentir que soy parte de donde vivo”, afirma José.

La creación de espacios para la comunidad así como la mejora de las infraestructuras de los barrios son uno de los ejes principales del Plan de Barrios, el cual llega a su recta final este año. El Plan de Barrios es una iniciativa municipal que actúa en los barrios más vulnerables de Barcelona para mejorar las condiciones de vida de las personas que residen en ellos. En el terreno urbanístico, el programa inyectará un total de 87 millones de euros para llevar a cabo 73 proyectos que permitan mejorar la vida comunitaria.

Tipología de Obras

Del total de 73 obras, 21 han sido finalizadas y 58 están en ejecución o se iniciaran en este año en curso. Se han priorizado aquellas actuaciones que favorezcan la vida comunitaria, mejoren la accesibilidad de los barrios y contribuyan a reducir las desigualdades educativas. Entre las obras que se plantean en el programa municipal, 22 están enfocadas a mejoras de equipamientos comunitarios, como casales de gente mayor o zonas deportivas, 21 son obras que permiten crear espacios de encuentro en zonas públicas, como plazas o jardines, 19 están pensadas para mejorar la conectividad y accesibilidad del barrio, como ascensores o escalas mecánicas y 11 ponen el foco en la mejora de los centro educativos públicos.

“Una de las características del Plan de Barrios es, precisamente, poner en valor el barrio”, afirma Xitlali Hernández, responsable del proyecto en La Marina, barrio contemplado en el programa municipal. Así pues, el programa también permite que los vecinos y las vecinas de los territorios de actuación puedan sentirse arraigados al lugar donde viven.

Equipamientos Comunitarios

Los lugares de encuentro de las vecinas y los vecinos, como los casales o instalaciones deportivas, son espacios idóneos para que las iniciativas colectivas de ámbito comunitario tengan lugar y se desarrollen. Entre los proyectos en marcha este año 2019 se encuentra el nuevo local de entidades de la calle Química, en el barrio de La Marina. La autogestión de las asociaciones en este territorio de Barcelona ha llevado a plantear un proyecto que agrupe todas ellas y permita generar espacios de encuentro para promocionar el tejido asociativo y la participación vecinal, especialmente entre los jóvenes.

“Queremos que este proyecto sea conocido por el vecindario y pueda ser un punto de referencia para todas aquellas actividades propuestas por las entidades participantes”, comenta Carlos Fernández, miembro del club de ajedrez La Cadena, una de las asociaciones que estarán presentes en el nuevo local de entidades de La Marina.

Accesibilidad y Conectividad

Uno de los grandes retos en la consecución final del Plan de Barrios es la rehabilitación integral del espacio público. En los distintos barrios donde se contempla el programa, existen problemáticas urbanísticas que generan, en muchos casos, la sensación de abandono o aislamiento respecto al resto del tejido urbano.

Via Trajana es uno de los puntos claves en el proyecto impulsado en el barrio de La Verneda y La Pau, situado en el eje Besós. Es una de las zonas más aisladas de la ciudad, por lo que su reurbanización tiene como objetivo conectarla con el propio barrio y generar un espacio comunitario más amable para las personas que habitan en ella. Entre los proyectos que se contemplan, se encuentra la mejora de las instalaciones deportivas al aire libre que permitirá desde jóvenes a ancianos acercarse y compartir un espacio que se prevé comunitario. 

“La Via Trajana es como un pueblo aislado. Necesitamos abrirnos a la ciudad, a Barcelona, sentirnos parte de ella”, explica Juani Leo, miembro de la Asociación de Vecinos Via Trajana. Junto con el resto de compañeros de la AVV, fue participante en la fase de propuestas que incluían la creación del nuevo circuito deportivo en La Verneda y La Pau, que incluye la mejora de las instalaciones en Vía Trajana. Estos proyectos se formalizaran a lo largo de este año.

Acuerdo Vecinal

“El Plan de Barrios es un programa hecho a medida, con la colaboración de las vecinas y los vecinos”, apunta Montse Redón, responsable del Plan de la Verneda y la Pau. “Los vecinos conocemos los problemas del barrio de primera mano, por lo que podemos aportar soluciones consensuadas con el Ayuntamiento que ayuden a la convivencia vecinal en el día a día”, afirma Ventura Rodríguez, vecino del barrio de La Marina con relación a los jardines de La Mediterrania, una de los espacios a renovar desde el Plan de Barrios. 

Ambos testimonios recogen la esencia del programa municipal: la colaboración directa con las personas que viven en los barrios afectados para poder cubrir las necesidades principales de sus habitantes. Este proceso se inició con los Grupos Impulsores, formados por las entidades de cada barrio, los cuales lideran y hacen un seguimiento de las obras del programa municipal. En total, participan en ellos más de un centenar de asociaciones.

Mónica García y Cristina Mancha, vecinas y portavoces de la Asociación de Vecinos del barrio de La Verneda y La Pau: "El barrio se está abriendo a la ciudad"

Mónica García y Cristina Mancha son la tercera generación de famílias crecidas en la zona de Via Trajana del barrio de La Verneda y La Pau. Actualmente, desde la Asociación de Vecinos, luchan por mejorar el día a día de la comunidad y su territorio.

¿Cuál es vuestro papel en la AVV?

Cristina Mancha: Cada uno tiene un papel asignado pero todos hacemos cosas de todos.

Mónica García: Intentamos ajustar los tiempos de cada uno y cubrimos las necesidades de la asociación.

¿Cómo se gestiona la AVV Via Trajana? 

C.M.: Principalmente nos gestionamos con el dinero que el Ayuntamiento nos proporciona. 

M.C.: Este barrio es muy pobre. Hay mucho paro y los sueldos son muy bajos, por lo que pagar una cuota, aunque sean dos euros, cuesta.

¿Qué proyectos habéis llevado a cabo desde la AVV Via Trajana?

C.M.: Desde la AVV realizamos una serie de actividades que suelen ser gratuitas. Por ejemplo, hay un grupo de estudio dinamizado por técnicos del Ayuntamiento que acompañan y ayudan a los niños del barrio a hacer deberes.También se gestiona desde la AVV un grupo de batucada, la Batucada Comunitaria Trajahorts. El objetivo de base es fomentar la relación entre padres, madres e hijos, que sepan trabajar con los pequeños y tengan tiempo en familia.

La AVV sería un punto de reunión. 

C.M.: Exacto. Uno de los proyectos que permiten conservar el sentido de comunidad del barrio son las reuniones de trajaneros, en las cuales antiguos vecinos puedan acercarse y compartir sus vivencias.

¿Y dentro del barrio de La Verneda y La Pau, existen otras entidades con las que mantengáis relación? 

M.G.: En La Verneda y La Pau somos cuatro AAVV: Via Trajana, Verneda Alta, La Palmera y La Pau. Hemos aprobado una mesa participativa entre las cuatro AAVV para trabajar conjuntamente.

Vais todos a una. 

C.M.: Sí. Ahora estamos todas las AVV trabajando para la mejora del puente de la calle Santander.

¿Cuál es la relación con los vecinos y la AVV?

M.G.: La AVV está abierta al barrio. Si alguien tiene una problemática, si se puede resolver en el momento, lo cubrimos desde aquí. Si bien es un tema que afecta a varios vecinos, realizamos asambleas para tratar la problemática en colaboración con el Ayuntamiento.

Desde la AVV tenéis un contacto directo con el Ayuntamiento. 

C.M.: Sí. Desde la AVV formalizamos las demandas de los vecinos, las cuales son enviadas al Ayuntamiento para que sean resueltas. A veces se gestionan in situ o si no es así se envía la documentación necesaria.

¿Cómo valoráis el Plan de Barrios? 

C.M.: Yo soy una de las afortunadas que ha podido participar en el proyecto de formación con trabajo como cuidadora de personas dependientes propuesto desde el Ayuntamiento. Gracias al Plan de Barrios, tengo un trabajo y una formación. Tengo una hija pequeña y no podía permitirme el lujo de estudiar sin trabajar. De esta manera, puedo compaginar mi vida personal y mi vida profesional.

¿Consideráis que el barrio se ha abierto a la ciudad?

M.G.: El barrio se ha abierto muchísimo. Antes no se sabía dónde estaba la Via Trajana y ahora sí, gracias a proyectos como el grupo de batucada.