Ir a contenido

En colaboración con

Buen Gobierno

Barcelona apuesta por una administración transparente y ética

Desde 2017, el Buzón Ética y de Buen Gobierno del Ayuntamiento ha recibido 499 comunicaciones

El portal de Transparencia recibe 14.000 visitas mensuales de media, un 5% del total de la web

El Periódico

Transparencia en el Ayuntamiento de Barcelona.

Transparencia en el Ayuntamiento de Barcelona.

Las herramientas y los organismos impulsados por el Ayuntamiento de Barcelona en torno al control de la transparencia y el buen gobierno muestran buenos resultados, después de que en 2015 se pusiera en funcionamiento la Oficina para la Transparencia y las Buenas Prácticas (OTBP).

La oficina fue creada para mejorar y fortalecer los servicios fiscalizadores y crear una estructura de control de gestión, de auditoría y de análisis para los órganos municipales. En este sentido, se encarga de elaborar informes y auditorías; asesora y gestiona el Buzón Ética y de Buen Gobierno, una herramienta informática con la que la ciudadanía puede comunicarse conductas contrarias a una gestión ética de la Administración, ya sea de los trabajadores y las trabajadoras municipales como de los cargos electos. Además, permite que las denuncias se lleven a cabo de forma anónima.

El éxito del Buzón Ética

Desde que el 20 de enero de 2017 se puso en marcha el Buzón Ética y de Buen Gobierno, ha recibido 499 comunicaciones, 204 de anónimas y 295 en que las personas se han identificado. Este último dato confirma el acierto de permitir el anonimato en las comunicaciones.

Del total de comunicaciones, 81 hacen referencia a la seguridad ciudadana, 62 a la contratación administrativa, 50 a la salud, 47 a la intervención administrativa en el ejercicio de actividades, 36 en la ordenación del territorio y urbanismo y 31 a aspectos relacionados con la transparencia y el buen gobierno.

Por sus características, 133 comunicaciones fueron redirigidas a Iris, la aplicación informática de incidencias, reclamaciones y sugerencias. De estas comunicaciones, 71 constaban como concluidas, mientras que las otras 62 estaban pendientes de ser rellenadas con datos nuevos.

El año 2017 se admitieron 126 comunicaciones para investigar, otras 126 estaban pendientes para valorar cuenta la viabilidad y 56 no fueron admitidas por falta de fundamento, por no cumplir las normas de la Bandeja Ética o porque el Ayuntamiento de Barcelona no era el organismo involucrado.

Desde que la Oficina para la Transparencia puso en marcha el Buzón Ética, diversas instituciones han solicitado incorporarla a su funcionamiento. Es el caso de la Oficina Antifraude de Catalunya, de la Agencia Anticorrupción Valenciana o de los ayuntamientos de Madrid, Valencia o Argentona. El carácter abierto y de software libre con el que se diseñó la herramienta facilita este traspaso.

Más allá de la Ley de transparencia y de buen gobierno

Una de las primeras acciones que emprendió el OTBP fue el portal de Transparencia. Durante los dos años de funcionamiento ha recibido 14.000 visitas mensuales de media, casi un 5% del total de visitas de la web del Ayuntamiento.

A los mecanismos ya explicados añade la aprobación del Código ético y de conducta, el reglamento que recoge los valores y principios éticos que deben estar presentes en toda acción municipal, y que afecta directamente la totalidad de las 412 personas altos cargos y electos .

El Código ético y de conducta prevé el Comité de Ética, un grupo de profesionales propuestos por el Gobierno y los grupos municipales para velar por el cumplimiento, la aplicación, la revisión y la actualización del código, y que ha sido elegido mediante una sesión de hearing, un método pionero en el Estado para evaluar la idoneidad de los candidatos.

Durante estos últimos años se ha constituido también el Consejo Asesor para la Transparencia, un organismo formado por un grupo de profesionales y de expertos que trabajan de forma no remunerada para luchar contra la corrupción y asegurar la transparencia del consistorio.

Reconocimiento a la transparencia

Las medidas impulsadas por el consistorio en torno a la transparencia y el buen gobierno obtuvieron resultados positivos en 2017, tal y como confirman diversos estudios sobre la transparencia en ayuntamientos del principado y del Estado. Por un lado, el Infoparticip, el sello de transparencia que otorga la Universidad Autónoma de Barcelona, ​​determinó que el Ayuntamiento de Barcelona cumplía con 51 de 52 indicadores, un 98% de transparencia.

Por otra parte, la organización Transparencia Internacional situó la ciudad al frente del ranking de los indicadores ITA (Índice de Transparencia de Ayuntamientos), ya que cumplía el 100% de los indicadores que se medían, un total de 80.