En colaboración con el

CONCIENCIA ECOLÓGICA

Acciones cotidianas para contribuir en la lucha contra el cambio climático

La hoja de ruta municipal Pla Clima requiere una ciudadanía concienciada

Un grupo de usuarios de ConnectHort colaboran en el mantenimiento de plantas y vegetales 

Un grupo de usuarios de ConnectHort colaboran en el mantenimiento de plantas y vegetales  / JORDI COTRINA

2
Se lee en minutos
EL PERIÓDICO

Muchos pequeños gestos y cambios de hábitos pueden contribuir en la lucha contra el cambio climático.

1. Cubiertas verdes y huertos urbanos. Aumentar el verde en la ciudad, al proporcionar frescor y sombra, permitirá contrarrestar los efectos provocados por el aumento de las temperaturas. Para incrementar el verde se pueden instalar cubiertas con vegetales en los edificios, colocar plantas en los jardines y balcones (que atraerán insectos como mariposas y abejas) o participar en los huertos comunitarios de los barrios.

2. Comportamiento energético. Consumiendo menos energía y procurando que la consumida provenga de fondos renovables se consigue reducir la dependencia de los combustibles fósiles, principales emisores de gases con efecto invernadero. Comprar electrodomésticos con etiquetas de máxima eficiencia, contratar electricidad verde, desconectar los aparatos electrónicos que no se utilizan y mejorar el aislamiento del hogar para evitar un gasto energético innecesario son  algunas de las acciones cotidianas que permiten cambiar el modelo energético.

3. Mobilidad sostenible. Según los expertos, el transporte de motor es la causa principal de emisiones en la ciudad de Barcelona y supone el 22,6% del consumo de energía final de la ciudad. Para reducir al máximo la polución provocada por los vehículos más contaminantes se recomienda moverse en bicicleta o a pie siempre que sea posible, utilizar el transporte público, compartir el coche y apostar por los vehículos eléctricos.  

4. Consumo y residuos. La mejor manera de reducir el volumen de residuos no es tanto reciclar como la prevención. En otras palabras, el mejor residuo es el que no se genera. Barcelona apuesta por el residuo cero y la ciudadanía puede colaborar reduciendo al máximo la compra de productos con envases de plástico, comprar a granel, llevar bolsas de ropa y cesta, separar la materia orgánica para hacer compost y darle una nueva vida a los productos mediante la reparación y la reutilización.

Noticias relacionadas

5. Atención a las personas vulnerables. Los efectos del cambio climático tendrán un efecto sobre la salud de las personas, sobre todo en las personas más vulnerables. Por eso, los días de más calor,  se recomienda acompañar a los pequeños y personas mayores a lugares donde se puedan proteger del sol y refrescar. Asimismo, se recomienda dar a conocer entre las personas vulnerables los recursos municipales a su disposición como los puntos de asesoramiento energético.

6. Proyectos y organizaciones por el clima. La ciudad de Barcelona cuenta con un gran número de entidades y asociaciones que con su tarea diaria contribuyen a la lucha contra el cambio climático. Participar en estos proyectos de la red Barcelona + Sostenible es una de las mejores contribuciones que se pueden hacer en la ciudad. Algunos de los proyectos son ‘Camins escolars segurs’, que fomentan la movilidad sostenible; y los Punts Verds 2.0, como lugares de encuentro presencial y virtual para fomentar la reutilización, la reparación y la recuperación de materiales.