Ir a contenido

En colaboración con

Construcción

Detenidas dos obras de rehabilitación de fincas de fondos inversores

Se trata de un edificio en el Distrito de Sants-Montjuïc y otro en el barrio del Clot

El Periódico

Un edificio en fase de rehabilitación en Barcelona.

Un edificio en fase de rehabilitación en Barcelona.

El Ayuntamiento de Barcelona ha detenido en los últimos días obras en dos edificios de la ciudad tras detectar que en ambos casos los promotores de los proyectos (fondos de inversiones y sociedades inmobiliarias) realizaron reformas integrales sin tramitar la correspondiente licencia de obras, es decir, tramitando sólo permisos como si fueran obras menores, los llamados comunicados o enterados. Además de vulnerar, en uno de los casos, los derechos de un inquilino.

“Tenemos que actuar con la máxima dureza, estamos totalmente en contra de estas intervenciones abusivas e ilegales de los fondos de inversiones y las sociedades inmobiliarias que actúan en la ciudad sin escrúpulos y sin tener en cuenta qué es lo que marcan las leyes”, ha asegurado el concejal de Vivienda, Josep Maria Montaner. “No aceptaremos este juego sucio de saltarse las normas. Se tienen que respetar los barrios, los derechos de las personas, y se debe respetar la legislación”, ha añadido Montaner.

En el distrito de Sants-Montjuïc

El primero de los casos lo detectó el Distrito de Sants-Montjuïc, que notificó la suspensión inmediata de las obras que Vertice Nedax, SL, vinculado al fondo de inversión Norvet, SL, estaba desarrollando en la calle de Murillo, 12, en el barrio del Poble-sec. El promotor había tramitado una veintena de comunicados de obras puntuales, mientras que lo que en realidad estaba haciendo era una rehabilitación integral del edificio.

Precinto en el barrio del Clot

El Distrito de Sant Martí descubrió hace unos días que la sociedad Sort Bwok, SL, propietaria del edificio de la calle del Consell de Cent, 609, ha rehabilitado todo el edificio sin la licencia pertinente y ha ampliado su volumetría, en una finca que, de acuerdo con el planeamiento, no admite ningún aumento. Por este motivo, no solo se suspendieron los trabajos que todavía se estaban realizando, sino que, además, se precintó el edificio, y se iniciará un procedimiento sancionador.

El precinto solo se quitará cuando la sociedad haya regularizado los trámites y proceda al derribo de todos los volúmenes que se han añadido.

Vulneración de los derechos de los inquilinos

Además de no haber solicitado la requerida licencia de obra mayor en la rehabilitación de la finca de la calle de Murillo, la actuación del fondo de inversión Norvet y las empresas vinculadas presenta una serie de irregularidades que vulneran los derechos de los inquilinos:

1) En la finca del Poble-sec el promotor incumplió la obligación de ofrecer un alojamiento alternativo a un inquilino, a quien se le acababa el contrato, durante las obras. Además, Norvet ha rehusado todas las propuestas de mediación para encontrar una solución para este inquilino, que vive con dos hijos menores de edad, que le han hecho llegar tanto entidades vecinales como el propio Ayuntamiento y ha solicitado su desahucio. El Ayuntamiento ha solicitado formalmente que retiren la petición.

2) En esta misma finca del Poble-sec, a otro inquilino que dispone de un contrato de renta antigua Norvet solo le ha ofrecido un realojamiento en un local sin cédula de habitabilidad.

3) La del Poble-sec no es la primera irregularidad que ha cometido Norvet para ahorrarse obligaciones legales con los inquilinos. En noviembre ya se tuvieron que detener las obras de la finca de la calle de Aragó, 477, por no haber tramitado la licencia pertinente.

4) El Ayuntamiento es acusación popular en el caso instruido por el Juzgado n.º 31 de Barcelona, que investiga Norvet por haber contratado la empresa Desokupa para llevar a cabo un desalojo extrajudicial.

5) Finalmente, se ha iniciado un expediente sancionador, también a Norvet, por no haber abonado las tasas y los impuestos pertinentes en el derribo de la finca de la calle del Poeta Cabanyes, 33.

Para evitar casos como estos, se han iniciado los trámites para exigir a los propietarios de fincas una declaración responsable y un protocolo de realojamiento como requisito indispensable para empezar una rehabilitación.