Ir a contenido

Patrocina:

INICIATIVA CONTRA LAS BARRERAS

Más autonomía para mejorar la calidad de vida

El Banc del Moviment presta de forma temporal productos de soporte para personas con discapacidad motriz y problemas de movilidad

Luis Benavides

García y Gallamini, en el almacén del Banc del Moviment / RICARD FADRIQUE

García y Gallamini, en el almacén del Banc del Moviment
González, voluntario del Banc del Moviment, en el taller

/

El Banc del Moviment presta de forma temporal productos de soporte para personas de todas las edades con discapacidad motriz y problemas de movilidad como muletas, sillas de ruedas, andadores y grúas. «Este servicio municipal reconoce y da respuesta a dos necesidades de la ciudadanía: la reutilización de estos productos de soporte y el acceso universal a los mismos», explica Liliane Gallamini, miembro del equipo de coordinación y dinamización del servicio.

El Banc del Moviment dispone de un punto de atención ubicado en los bajos del número 14 de la calle de Manuel Sanchís y Guarner, del barrio de Porta, que fue presentado oficialmente en julio del 2017. «Este banco es la evolución de una iniciativa comunitaria que se puso en marcha en el 2009 de la mano de un grupo de vecinos y de Asendi NB, una entidad del barrio dirigida a sensibilizar sobre la discapacidad», puntualiza Gallamini, quien destaca la profesionalización de un servicio gestionado originalmente por voluntarios. 

Con garantías

El Ayuntamiento cedió el espacio, con unos 300 metros cuadrados, en noviembre del 2014 y pocos meses después también ofreció soporte técnico. «Las figuras del terapeuta ocupacional y del técnico ortopedista son básicos para ofrecer un servicio con todas las garantías», subraya la técnica.

En la actualidad, el Banc del Moviment cuenta con la colaboración de Asendi NB y otras entidades sociales como Nexe Fundació y la cooperativa Alencop. Los primeros facilitan al proyecto un terapeuta ocupacional y un técnico ortopédico, mientras los segundos se encargan de la recogida gratuita de las donaciones.  El proyecto, que aspira a convertirse en un servicio de referencia en la ciudad, pasó de hacer 60 préstamos en su primer año de funcionamiento a realizar 244 durante el año pasado. El número de donaciones también creció de 31 a 185. «El Banc del Moviment seguirá creciendo a través de alianzas con otras entidades y Distritos para ampliar nuevos puntos de atención y almacenamiento por toda la ciudad, de manera que sea un servicio realmente de proximidad», cuenta Gallamini.

Los comienzos

«Empezamos recogiendo en nuestros pisos muletas y sillas de ruedas que nos donaban particulares, y luego en una habitación del centro cívico del barrio que rápidamente se quedó pequeña por la solidaridad de los vecinos», recuerda Consuelo García, vicepresidenta de Asendi NB, quien destaca la mejora en la calidad de vida que puede suponer la cesión de un simple caminador: «Mi madre tiene 90 años y si no fuera por el caminador que le prestaron aquí no se atrevería a salir a la calle».

La mayoría de los usuarios del servicio (43%) provienen del  área de salud. Es el caso de Rosa Martín, vecina del barrio del Congrés y els Indians, quien acudió al Banc del Moviment porque se lo recomendaron en el centro de recuperación al que acudía su madre, de 84 años. «En enero del 2015  sufrió un ictus y le quedó paralizado medio cuerpo. Tuvimos que reorganizar todo su piso y me recomendaron el banco para adquirir algunos artículos», recuerda Martín, quien alquiló por un precio simbólico una silla para el baño y un colchón antiescamas, entre otros.

¿Para qué comprar pudiendo reutilizar? ¿Para qué guardar en casa una muleta o una silla de ruedas que no se utiliza? El banco combina solidaridad y sostenibilidad, pues se alarga la vida de todos esos artículos después de una puesta a punto. Fernando González, un pintor jubilado, es uno de los voluntarios encargados del mantenimiento de los materiales recogidos. «Soy bastante manitas y ahora que estoy jubilado vengo tres días a echar una mano», cuenta González mientras repara una silla que cojea en el taller del banco. El técnico ortopédico supervisa el trabajo de estos voluntarios y certifica que el material está listo para ser entregado. 

¿Cómo funciona el préstamo?

El funcionamiento del Banc del Moviment es muy sencillo y los trámites para llevarse un artículo de soporte son pocos. Para hacer una petición de material basta con escribir un correo  a bancdelmoviment@bcn.cat o llamar al 610223707 y formalizar la cesión. 

El préstamo del material es para un periodo inicial de seis meses, aunque se puede prorrogar si fuera necesario. Para la cesión es necesario abonar una fianza inicial que se va descontando según el tiempo de uso del material. Así, los usuarios del banco pagan mensualmente un 10% de la fianza. «La cesión de una silla de ruedas, por ejemplo, son 50 euros. Es un precio social y hasta el momento nunca ha supuesto una barrera para los usuarios», explica Lilliane Gallamini, una de las coordinadoras del Banc del Moviment. «Si nos encontráramos con una persona que realmente no puede afrontar esta fianza se activarían otros mecanismos o ayudas», puntualiza la técnica.

En caso de petición de préstamo de material para niños y niñas, así como adultos cuando la normativa lo requiera (por ejemplo, sillas eléctricas) la terapeuta ocupacional hace la valoración correspondiente, adapta el materia a las necesidades y realiza un seguimiento.

0 Comentarios
cargando