Ir a contenido

En colaboración con

HACIA UN NUEVO MODELO DE CIUDAD

Impulso a la economía de proximidad

El 'Pla de Desenvolupament Econòmic de Ciutat Vella' persigue la dinamización económica del territorio pensando en las necesidades de los vecinos y vecinas

Luis Benavides

Imagen de la calle de Sant Pere més alt, en el distrito de Ciutat Vella.

Imagen de la calle de Sant Pere més alt, en el distrito de Ciutat Vella. / Carlos Valbuena Junquera

Revertir la especialización en el sector del turismo, evitar la expulsión de vecinos y vecinas y reducir el paro y el aumento de las desigualdades son los grandes objetivos del Pla de Desenvolupament Econòmic (PDE) de Ciutat Vella. El horizonte imaginado por el Ayuntamiento es «un modelo de economía plural, diversa y sólida», según detalla el propio plan, aprobado en julio del 2016. «El plan es una hoja de ruta a cinco años vista que persigue la dinamización económica y la transformación socioeconómica del territorio, pensando siempre en las necesidades de los vecinos y vecinas», explica Enric Miravitllas, director operativo de Desarrollo de Proximidad de Barcelona Activa. 

El primer PDE se puso en marcha en Ciutat Vella, uno de los seis distritos prioritarios teniendo en cuenta los indicadores socioeconómicos junto a Nou Barris, Sant Andreu, Sants-Montjuïc, Horta-Guinardó y Sant Martí. «La intervención en Ciutat Vella comenzaba a ser urgente para determinados segmentos de la población y porque el comercio tradicional está siendo sustituido por un monocultivo económico dirigido al turismo», puntualiza Miravitllas. 

RADIOGRAFÍA

Según los datos del 2015, que sirvieron como punto de partida del plan, un 42,6% de la población del distrito de Ciutat Vella es de origen extranjero (un 25% mayor que el promedio de la ciudad) e históricamente ha sido uno de los distritos de rentas bajas de la ciudad, a pesar de la llegada de población con mayor poder adquisitivo en los últimos años. «Con el proceso de gentrificación mejoran las estadísticas, pero la situación de los residentes tradicionales no mejora», añade el especialista en promoción económica.

Respecto a los indicadores de actividad económica, el plan reconoce el perfil singular y único dentro de  la ciudad de Ciutat Vella, con una clara especialización en actividades culturales, de ocio, comerciales y de hotelería y restauración. También destaca por concentrar un gran número de entidades del llamado Tercer Sector Social.

MEDIDAS CONCRETAS

Impulsado por Barcelona Activa y el Distrito de Ciutat Vella, el plan cuenta con 15 líneas estratégicas que se concretan en 57 medidas concretas definidas a partir de las propuestas del tejido vecinal, comunitario, empresarial, comercial y social del territorio. Y es que, según Miravitllas, el plan es novedoso porque «no se centra en potenciar o fortalecer el comercio sino que también persigue generar ocupación, generar una nueva economía, buscar el retorno social... Es el primer plan que aborda el desarrollo económico de un distrito desde una perspectiva transversal y holística». 

Algunas de las medidas incluidas en el PDE de Ciutat Vella, que cuenta con una asignación económica municipal mínima de 1,25 millones de euros, ya se han realizado. Es el caso de las cuatro páginas web –una por cada barrio de Ciutat Vella- a modo de directorio de los establecimientos comerciales y servicios  y el Punt de Defensa de Drets Laborals, un espacio pionero donde se ofrecerá asesoramiento gratuito e información a personas trabajadoras y empresarios que tengan dudas sobre condiciones contractuales, remuneración salarial o duración de las jornadas laborales, entre otras. «El plan incluye programas dirigidos a la inserción laboral, pero también quiere promover un mercado de trabajo de calidad», subraya el director.

Otras de las medidas concretas del Plan son un estudio recientemente publicado sobre los modelos de emprendimiento de la comunidad paquistaní y un posterior servicio que se ha activado, de la mano del Pla de Barris Raval Sud Gòtic Sud, consistente en atender proactivamente y asesorar a los vecinos y comerciantes originarios de Pakistán y Bangladesh en cuestiones relativas al comercio, la empresa, la emprendeduría y la inserción ocupacional. «El plan se ha ocupado también de la intercooperación y la mancomunación de servicios como herramienta para el desarrollo sostenible, la reducción de costes y el fortalecimento de las comunidades», explica Miravitllas. En ese sentido, además de un estudio publicado sobre posibles modelos de intercooperación, «se está incentivando la creación de un banco de recursos para entidades en Ciutat Vella para compartir materiales relacionados con la celebración de eventos y dar pie a nuevos proyectos económicos de base comunitaria». 

Una de las entidades que ha participado en la definición del PDE es la Associació Santa Caterina Veïns i Comerciants del Mercat i del Barri, que representa a medio centenar de negocios de proximidad. Su presidente, Alfons Solà, forma parte de uno de los establecimientos con más solera del barrio, Pinturas Solà. «Llevo unos 46 años detrás del mostrador y he sido testigo de la evolución del barrio. En los primeros años esta zona era muy potente, tenía mucha vida. La gente venía de lejos para comprar», recuerda el presidente, sexta generación al frente de Pinturas Solà. «Esperamos ver resultados pronto y, sobre todo, que protejan la identidad del barrio, que se vigile el tipo de negocio que se instale ahora», añade.

Algunos de los sectores o ámbitos económicos prioritarios, que podrían contribuir a diversificar económicamente el distrito y generar ocupación de calidad, son el comercio de proximidad, los proyectos culturales y la pequeña producción urbana. En este sentido, el Ayuntamiento aplaude iniciativas como Sant Pere M’encanta, una joven entidad formada por 40 talleres de artesanos y creativos del barrio de Sant Pere i Santa Caterina.

Punto de información de la asociación Sant Pere M'Encanta / carlos valbuena

La asociación pretende ser un agente dinamizador, pero también ofrece asesoramiento y espacios de trabajo compartido en su Punt d’Atenció i Serveis, situado en la calle de Sant Pere Mitjà. «Para abrir este ecosistema artesanal al resto de la ciudad, organizaremos una feria de experiencias. Los talleres saldrán a la calle, con sus herramientas, y los visitantes podrán participar, sentirse artesanos durante un día», cuenta explica Marta Petreñas, gerente de la entidad. Este espacio ciudadano tendrá lugar todos los sábados en la plaza de Sant Pere. 

0 Comentarios
cargando