Ir a contenido

En colaboración con

ECONOMÍA

Barcelona dará un nuevo impulso al comercio de proximidad

Catorce locales vacíos de Ciutat Vella se llenarán de comercios de proximidad mediante un concurso público para combatir la gentrificación y el monocultivo económico del ocio y la restauración

EL PERIÓDICO / BARCELONA

Uno de los locales cedidos por el Ayuntamiento en el número 6 de la calle Sant Ramón. Los locales se destinarán para actividades comerciales necesarias para la ciudadanía y beneficiosas para desarrollo económico y comunitario de los barrios.

Uno de los locales cedidos por el Ayuntamiento en el número 6 de la calle Sant Ramón. Los locales se destinarán para actividades comerciales necesarias para la ciudadanía y beneficiosas para desarrollo económico y comunitario de los barrios. / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

Catorce locales municipales que hoy están vacíos y en desuso se adjudicarán mediante un concurso público para que los ocupen nuevos comercios de proximidad con el fin de reducir el monocultivo económico en torno al ocio y la restauración y combatir la gentrificación. Ocho de estos bajos de protección oficial se dinamizarán este mismo 2017 y en la adjudicación primará el tipo de actividad que se quiere desarrollar. Una medida denominada Local local, que se incluye dentro el Plan de Desarrollo Económico de Ciutat Vella, impulsado por el Distrito y Barcelona Activa.

Las bases del concurso distinguirán entre actividades comerciales que ofrecen productos y servicios necesarios para la ciudadanía, con concesiones de cinco años, y actividades que benefician el desarrollo económico y comunitario de los barrios, con concesiones de dos años prorrogables a uno más. Los precios de alquiler serán proporcionales a la superficie de los locales y variables durante el periodo de la cesión, pero siempre por debajo de los precios de mercado.

La concejala de Ciutat Vella, Gala Pin, ha destacado que la prioridad es “recuperar la mixtura de usos en los bajos de nuestra ciudad” y ha añadido que “hasta ahora se habían hecho políticas que se fijaban mucho en la persona que tenía que ocupar estos bajos, y con esta nueva medida en lo que nos fijamos es en la actividad que se desarrollará”.

COMERCIO DE PROXIMIDAD PARA PRESERVAR EL BARRIO

El primer teniente de alcaldíaGerardo Pisarello, ha afirmado que “necesitamos levantar las persianas de los locales de los barrios del centro de la ciudad. No puede ser que en Ciutat Vella no tengamos pescaderías, ferreterías, que no cuidemos de las librerías, de las iniciativas culturales”. Pisarello también ha asegurado que “protegiendo la actividad económica, protegemos la trama comunitaria dentro de sus barrios”.

Además de los catorce bajos municipales identificados y de los locales de edificios que el Ayuntamiento pueda adquirir en el futuro, se prevé abrir esta iniciativa a unos veinte locales de propiedad privada que actualmente se encuentran sin actividad. Se hablará con los propietarios tanto para conseguir la cesión y poder integrar sus locales en la bolsa de bajos de protección oficial como para ponerlos en contacto con negocios interesados en reactivar el local.

0 Comentarios
cargando