Ir a contenido

En colaboración con

Barcelona dispondrá de más ojos para detectar la pobreza energética

Se implica a los Bomberos, los CAP y los centros de atención y seguimiento a drogodependències, entre otros, para que detecten posibles nuevos casos con la máxima antelación posible

EL PERIÓDICO / BARCEONA

Los puntos de asesoramiento energético (PAE) han detectado en los dos meses de funcionamiento una invisibilidad social de la pobreza energética que se pretende corregir estableciendo nuevos protocolos para mejorar y anticipar la detección y la notificación de posibles casos de pobreza energética con la implicación de bomberos, profesionales sanitarios y equipos de intervención en materia de vivienda.

La teniente de alcaldía de Derechos SocialesLaia Ortiz, ha afirmado que dan “un paso más para fortalecer la detección de la pobreza energética y combatir la invisibilidad que la rodea, y para hacerlo, utilizaremos a todos los profesionales de los servicios públicos que tenemos al alcance y ha añadido que “la pobreza energética tiene un impacto sobre la seguridad y la salud de las personas, tanto física como mental.”

Se han empezado a impartir cursos de formación específicos para los profesionales del cuerpo de Bomberos de Barcelona, la Unidad de Exclusión Residencial (UCER), el Servicio de Intervención y Mediación en Situaciones de Pérdida y/o Ocupación de Vivienda (SIPHO), y también al personal que trabaja en los centros de atención primaria (CAP) y en los centros de atención y seguimiento a las drogodependencias (CAS), además de los trabajadores sociales.

Se los dotará con las herramientas necesarias para identificar casos con la máxima antelación y poder tomar medidas para paliarlos. El comisionado de SeguridadAmadeu Recasens, ha destacado que “para detectar se ha de aprender a mirar lo que se tiene que ver, y eso es lo que pretendemos con estos cursos”.

También se confía en que con los nuevos protocolos se pueda realizar un informe exhaustivo sobre el alcance de la pobreza energética en la ciudad, ante la falta de datos y la falta de transparencia de las grandes compañías comercializadoras.

BALANCE POSITIVO DE LOS PAE

Durante los primeros dos meses de funcionamiento, se ha demostrado que los PAE son una herramienta eficaz para garantizar los derechos energéticos de la ciudadanía. En este periodo se han atendido a más de 1.800 personas, 500 de las cuales habían recibido avisos de cortes por impago, y el servicio ha tenido que intervenir de manera directa y urgente en 184 casos. El trabajo realizado desde estos puntos de asesoramiento ha evitado un total de 1.100 cortes de suministro.