Ir a contenido

En colaboración con

Barcelona pone en marcha un plan para el vecindario y contra la gentrificación

La recuperación del Borsí y de Can Seixanta, la habilitación de nuevos usos en el Moll de la Fusta y unas políticas de vivienda específicas son medidas destacadas del Plan de Barrios para el Raval sur y el Gòtic sur

EL PERIÓDICO / BARCELONA

El proyecto del Moll de la Fusta se conocerá como “Port(a) veïnal” y plantea ganar este gran espacio público para los vecinos con la finalidad de convertirlo en un espacio de ocio vecinal y relación comunitaria.

El proyecto del Moll de la Fusta se conocerá como “Port(a) veïnal” y plantea ganar este gran espacio público para los vecinos con la finalidad de convertirlo en un espacio de ocio vecinal y relación comunitaria. / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

La lucha en contra de la gentrificación y a favor del derecho de los vecinos a vivir en su barrio en condiciones dignas y asequibles son los principales objetivos del Plan de Barrios del Gòtic sur y del Raval sur. Estos barrios, que son de los que más población pierden al año, crearán los mecanismos necesarios para dotarse de condiciones dignas y asequibles para vivir allí.

Los proyectos motor, las principales medidas incluidas dentro del Plan de Barrios, incluyen desde la construcción de nuevos equipamientos que creen tejido social en los barrios hasta la mejora de las condiciones del parque de vivienda. La recuperación de los edificios de Can Seixanta i del Borsí para el barrio, políticas de vivienda específicas para el territorio y la habilitación de nuevos usos en el Moll de la Fusta son las acciones más relevantes.

Con el nombre “Vivir en el barrio” se plantean tres medidas específicas para que el vecindario pueda quedarse a vivir en el barrio en condiciones dignas, con subvenciones para la rehabilitación que incluyan cláusulas antigentrificación, subvenciones para las fincas de máxima complejidad y alta vulnerabilidad e incentivos en las medidas antirruido que incluyan las rehabilitaciones.

Can Seixanta, la antigua casa fábrica, se convertirá en nuevas viviendas públicas y equipamientos para el vecindario, con especial atención a los jóvenes y a las entidades que fomenten la transformación y la cohesión social a través de la cultura.

El Borsí se rehabilitará y acogerá la biblioteca pública Andreu Nin, que ya no compartirá espacio con la Escuela Superior de Disseny Elisava, en La Rambla. Además de acoger la biblioteca, en el Borsí también se establecerán equipamientos de proximidad para potenciar las redes vecinales y los usos relacionados con los jóvenes, la cultura y la convivencia.

El proyecto del Moll de la Fusta se conocerá como “Port(a) veïnal” y plantea ganar este gran espacio público para los vecinos con la finalidad de convertirlo en espacios deportivos para jóvenes, zonas de juegos infantiles y espacios de ocio vecinal y relación comunitaria.

RECUPERAR EL BARRIO PARA LOS VECINOS

La inversión en el Plan de Barrios en el Raval sur y Gòtic sur será de 22.807.500 euros e incluirá otras acciones destacadas para recuperar el barrio para los vecinos, como rediseñar espacios, usos y circulación de la rambla del Raval, las plazas de Vázquez Montalbán y Salvador Seguí o la intervención en la zona de los jardines de las Voltes d’en Cirés. También se llevarán a cabo diferentes acciones para fortalecer la red vecinal, la salud comunitaria y la actividad económica de proximidad.

El Plan de Barrios es un proyecto del Gobierno municipal que nació en el año 2016 y que pretende deshacer las desigualdades en los barrios más vulnerables de la ciudad. Este proyecto afecta dieciséis barrios y está dividido en diez planes, tres de los cuales ya se están desplegando.