En colaboración con el

SOCIEDAD

Empoderamiento vecinal para hacer barrios más igualitarios y cohesionados

El Plan de Barrios de Barcelona quiere construir tejido asociativo y vecinal e implicar a la ciudadanía en los proyectos de mejora y construcción de los barrios

El Plan de Barrios quiere dar empoderamiento y coprotagonismo a los Barrios para reactivarlos.

El Plan de Barrios quiere dar empoderamiento y coprotagonismo a los Barrios para reactivarlos. / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

Se lee en minutos

EL PERIÓDICO / BARCELONA

El Plan de Barrios de Barcelona ya está operativo y en pleno funcionamiento, de modo que, durante este mandato, dieciséis barrios recibirán su impulso con el objetivo de crear un tejido vecinal y asociativo consistente en la ciudad y además los vecinos de cada barrio podrán intervenir, mediante procesos participativos, en la definición de los proyectos a desarrollar.

La mayoría de las zonas de acción del plan se concentran en el eje Besòs, aunque también se incluyen barrios de montaña como Sant Genís dels Agudells y la Teixonera, en Horta-Guinardó; los barrios de la Marina, en Sants-Montjuïc, y la zona sur del Raval y el Gòtic, en Ciutat Vella, con el objetivo de conseguir reducir las desigualdades de las zonas vulnerables de Barcelona, así como fomentar la cohesión social, reactivar la economía y transformar el medio urbano.

 “Queremos cambiar la forma de trabajar con el empoderamiento, el coprotagonismo y la reactivación del barrio“, ha asegurado la alcaldesa de BarcelonaAda Colau, de modo que no se trata solo de invertir en los barrios e invertir recursos, sino que también se quiere trabajar codo a codo con el vecindario, según Colau.

El Plan de Barrios se desarrolla en un total de 16,5 kilómetros cuadrados de territorio urbano, donde viven 220.500 personas y los proyectos que incluye recibirán una inversión de 150 millones de euros en los próximos años.

Te puede interesar

Los distintos proyectos que se desarrollan en los barrios se centran en la educación, los derechos sociales y los ámbitos urbano y económico; cuatro ejes que también vertebran los llamados proyectos motor: acciones transversales que se convertirán en rasgos identitarios de cada zona. Cada uno de los dieciséis barrios tendrá tres iniciativas de este tipo.

Uno de estos proyectos, que ya está en marcha, es el de la Escuela Sant Jordi, en Trinitat Nova, que tiene el objetivo de poder escolarizar a todos los niños y jóvenes de entre 3 y 16 años en el mismo barrio, se unificarán tres centros para crear uno solo; también son proyectos motor ya en funcionamiento la renovación del Club de Lucha de Baró de Viver —un equipamiento para fomentar la cohesión social del barrio— y la mejora del comedor social de la cooperativa Gregal, en el Besòs y el Maresme, que creará puestos de trabajo dentro de su entorno.

Temas

+Barcelona