24 oct 2020

Ir a contenido

ante el auge de contagios

Madrid adopta nuevas medidas frente al coronavirus: reuniones de 10 personas y menos aforo en iglesias y hostelería

Ayuso había anunciado restricciones "dolorosísimas" pero son más tibias que las adoptadas en autonomías con menos transmisión

Se ampliará la capacidad de los rastreadores hasta los 1.000 y se compran dos millones de test rápidos casi tan fiables como las PCR

Manuel Vilaseró

Ambiente de terrazas por la noche en el barrio de La Latina en Madrid. 

Ambiente de terrazas por la noche en el barrio de La Latina en Madrid.  / DAVID CASTRO

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso,  había anunciado a primera hora de la mañana "medidas dolorosísimas" para afrontar el auge del coronavirus pero al final ha resultado que las nuevas restricciones son más tibias que las tomadas por otras comunidades con un nivel inferior de transmisión, como Catalunya. Las reuniones, tanto las privadas como la públicas se limitarán a 10 personas, la distancia entre sillas en bares y restaurantes será de 1,5 metros, los bares solo podrán ocupar el 50% del espacio de las barras y se reduce el aforo en las instalaciones funerarias,  las misas, las bodas y la comuniones de un 75% a un 60%. Las medidas entraran en vigor el próximo lunes.

La presidenta regional quizás se refiera a otra de la medidas. Quedan suspendidas las corridas de toros. Su mantenimiento había generado mucha polémica y era de las pocas comunidades que hacían esta excepción en los espectáculos masivos, pero Ayuso se ha caracterizado desde el inicio de su mandato por extremar la protección a cualquier tipo de actividad taurina. Es una de sus señas de identidad.       

Las medidas, al detalle

Vamos por partes. Los bares. Hasta ahora las mesas de bares y restaurantes debían mantener una distancia de 1,5 metros entre las mesas. Ahora esa distancia debe ser entre las sillas más próximas de esas mesas. Es un salto importante, siempre que se cumpla.  

Las reuniones. Hasta ahora estaban prohibidas las de más de 10 personas en el espacio público y ahora se exiente al privado, siempre difícil de comprobar. El consejero de Sanidad, Emilio Ruiz Escudero, apeló a la "responsabilidad individual de los ciudadanos" durante la presentación de las medidas. Murcia ha limitado las reuniones a 6 personas y Baleares a 5.

Las celebraciones.  La reducción de aforo del 75% al 60% afecta a todas pero hay otras restricciones específicas según su carácter. En las bodas y comuniones y su posterior banquete se veta la instalación de barras y el consumo de comida o bebida deberá hacerse siempre en las mesas. En los velatorios al aite libre se establece un tope de 50 personas y de 25 en espacios cerrados.

Actividades recreativas. El aforo de casinos, locales de apuestas, hipódromos, centros recretivos, zoológicos, parques de atracciones y acuarios reduce del 75% actual al 60%. Las salas multiuso polivalente pasan del 50% al 40%. Se suspenden todas las actividades públicas en recintos que no se utilicen habitualmente para esta actividad.

Escudero también ha anunciado la compra de dos millones de test rápidos de antígenos capaces de dar los resultados en sólo 10 ó 15 minutos. La idea es sustituir en parte las PCR, cuyos resultados tardan ahora más de 48 horas en conocerse, por la saturación de los laboratorios. Su fiabilidad es muy similar, según el vioceconsejero de Sanidad, Anotnio Zapatero. Los 'test' rápidos se descartaron desde el pico de la pandemia por su baja fiabilidad.

También se ampliará la capacidad de los rastreadores hasta los 1.000.

Ningún confinamiento

Frente a las críticas por la tibieza de la medidas, Escudero, aseguró que "cada comunidad tiene su especifidad". En concreto que los brotes vinculados al ocio noctuno no han sido importantes en Madrid, donde han tenido más peso las vinculadas a las reuniones del ámbito familiar, que son las que se restringen. Tampoco cree que en estos momentos sea necesario confinar ninguna población y ningún barrio, como han pedido algunos expertos.

Los responsables sanitarios de Madrid sostienen que la transmisión está estabilizada en las dos últimas semanas, incluso en las zonas más 'calientes' y que si esto cambiara "se tomarían sin vacilar" las medidas "que sean necesarias".

La cifras no corroboran esta supuesta estabilización. Lo que se registra es una desaceleración . La incidencia a siete días por 100.000 habitantes estaba ayer en 211, una semana antes en 200, dos semanas atrás en 175 y empezó agosto con 62.  

Fernando Simón advirtió el jueves que la estabilización que se observaba en el conjunto de España podría estar vinculada a la acumulación de casos, que habría provocado restrasos en las notificaciones. 

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha calificado las medidas de "adecuadas" y "duras" y ha hecho un "llamamiento expreso" a la ciudadanía a cumplirlas.

Al tratarse de "decisiones durísimas", según la presidenta, se irán revisando "de quince días en quince días", según evolucione la segunda ola. "La idea es que los ciudadanos tengan más tiempo que organizar sus vidas porque hay miles de dudas", ha trasladado.

Ayuso ha reconocido que mientras se mantenga activo el virus "todo lo demás se va a ver perjudicado" pero "entre todos y con subvenciones y ayudas" a aquellos sectores que se van a ver afectados pronto se recuperará "el pulso