26 oct 2020

Ir a contenido

plan de vuelta al cole

Vuelta al cole en Madrid: termómetros, cámaras en clase, barracones y menos alumnos

El Gobierno de Díaz Ayuso anuncia la contratación temporal de 11.000 profesores y 150 enfermeros para hacer frente al curso de la pandemia

Olga Pereda

Un colegio de Madrid, cuyas aulas comenzarán a llenarse de alumnos a partir del 4 de septiembre.

Un colegio de Madrid, cuyas aulas comenzarán a llenarse de alumnos a partir del 4 de septiembre. / JOSÉ LUIS ROCA

A escasos días de que empiece el nuevo curso escolar, que será presencial y con menos alumnos por clase, la presidenta de la comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (PP), acaba de hacer pública una batería de medidas para hacer que la vuelta al cole sea segura. Vaticinó que será un éxito y que la capital dará "una lección" sobre cómo hacer las cosas. "Este curso no se parará", ha asegurado tras pedir a los padres y las madres que estén tranquilos una vez que dejen a sus hijos e hijas a las puertas de los centros. A los profesores les ha reclamado responsabilidad para desconvocar la anunciada huelga. El primer día de clase será monotemático sobre la pandemia. Se contratarán temporalmente profesores y personal de enfermería, se instalarán mamparas si las clases son pequeñas y no se asegura las distancia interpersonal entre pupitres, se pondrán módulos prefabricados para 'estirar' las instalaciones del cole y habrá cámaras en las clases (unas 6.000 en toda la región y siempre bajo el visto bueno del profesor) para que los niños contagiados y que se encuentren bien puedan seguir las clases de manera 'online'. El plan es ambicioso, pero la gran pregunta es si realmente hay tiempo para cumplirlo, teniendo en cuenta que el cole en Madrid empezará escalonadamente y los primeros llegarán el 4 de septiembre.

Con una dotación de 370 millones de euros, el programa incluye las dos grandes reivindicaciones de la comunidad educativa y las familias: más profesores y menos alumnos por aula. Se contratarán temporalmente a 11.000 nuevos docentes y el número de alumnos por clase (las consabidas ratios) no será superior a 20 en el caso de primaria y 23 en secundaria.

Escalonado

Los primeros en empezar las clases presenciales serán los más pequeños: primer ciclo de infantil (hasta 3 años). Cuatro días más tarde se sumarán los de educación especial (con un máximo de ocho chavales por aula) y segundo ciclo de infantil y los tres primeros cursos de primaria. A partir de seis años, los críos llevarán mascarilla "permanentemente". La presencialidad al 100% se extiende hasta 4º, 5º y 6º de primaria, que empezarán el cole el 17 de septiembre, un día antes que los de 1º y 2º de la ESO (donde la ratio pasa de 30 a 23 alumnos). A partir de 3º de la ESO se combinará el modelo presencial con el virtual (los alumnos irán unos días a clase y otros no).

Las escuelas tendrán un coordinador de covid-19, que dispondrá de sistemas de protección personal para cuando deba tratar un caso sospechoso. Esa persona será la encargada de aislar en un aula al alumno que presente síntomas compatibles con la enfermedad. En caso de que dé positivo, el centro será "desinfectado" en su totalidad. ¿Estarán en cuarentena el resto de la clase? La respuesta: en función de lo que digan los servicios de salud pública.

Personal de enfermería

A pesar de que la figura del enfermero escolar es básico, no está extendido en todos los coles. La Comunidad de Madrid contratará a 150 nuevos diplomados, que se suman a los 450 que ya hay. Otro aspecto muy importante es del aumentar la limpieza de los centros, algo que depende de los ayuntamientos. Madrid subvencionará al consistorio para aumentar esas contratas.

Pruebas a docentes

El plan regional, elaborado conjuntamente por las consejerías de Sanidad, Educación y Juventud, contempla la prueba voluntaria de test de anticuerpos a los docentes y personal de apoyo. El objetivo es realizar más de 100.000, que se completarán con una prueba PCR en el caso de los que los resultados fueran positivos.

La comunidad facilitará gel hidroalcohólico y termómetros para que los alumnos desinfecten sus manos varias veces al día y se les pueda tomar la temperatura. Si alguien presenta fiebre, se le aplicará el protocolo covid-19. Esos termómetros se usarán también para los padres que lleven a sus hijos al interior del centro en la etapa de 0-3 años (los demás no entrarán nunca al centro para dejar a sus hijos). El Gobierno de Ayuso permitirá a los coles mantener los servicios de permanencia (para los alumnos cuyos padres necesiten dejarlos en el centro antes del horario normal lectivo y después) y las actividades extraescolares, pero se necesitará "más protección" porque se juntarán estudiantes de diferentes grupos.