28 nov 2020

Ir a contenido

Para 230 cadáveres

Madrid habilita una nueva morgue para fallecidos por covid-19 en la Ciudad de la Justicia

Las autoridades regionales pretenden con este recinto facilitar el trabajo de los servicios funerarios y mitigar el dolor de las familias

El edificio, creado para ser sede del Anatómico Forense, se suma al abierto la semana pasada en el Palacio de Hielo

Europa Press

Madrid habilita una nueva morgue para fallecidos por covid-19 en la Ciudad de la Justicia

David Castro

La Comunidad de Madrid ha puesto este lunes a disposición de las autoridades sanitarias una nueva morgue provisional en instalaciones de la Ciudad de la Justicia para acoger fallecidos por el coronavirus (covid-19), con capacidad para acoger 230 cadáveres que se suma a la que ha entrado en funcionamiento en el Palacio de Hielo.

Al igual que ésta, se trata de una medida excepcional y temporal para "así facilitar el trabajo a los servicios funerarios, mitigar el dolor de los familiares de las víctimas y la situación que se está registrando en los hospitales de la región".

El dispositivo se ha estado preparando a través de la Consejería de Interior, Justicia y Víctimas y su localización está en el barrio de Valdebebas, concretamente en el edificio diseñado para ser la sede del Instituto Anatómico Forense de Madrid, recinto que reúne "todas las garantías para la función encomendada en su apertura".

La Comunidad de Madrid, a través de la Consejería, estima que con estas instalaciones se pueden acoger alrededor de 230 cadáveres en cámaras de conservación y locales con los que cuenta el edificio. Durante estos últimos días han llevado a cabo trabajos de acondicionamiento y para garantizar el suministro eléctrico en las instalaciones.

La región registró ayer un total de 3.082 pacientes fallecidos con coronavirus, lo que supone 325 muertes en las últimas 24 horas, veinte menos que en la jornada de ayer sábado

Más de 300 fallecidos diarios, frente a los 70 habituales

Al respecto, el consejero de Justicia, Interior y Víctimas, Enrique López, explicó el viernes que usualmente mueren entre 70 y 80 personas al día en la región por lo que actualmente el sistema funerario de la Comunidad está "sobrepasado".

De hecho, se dio la orden de habilitar el traslado de los cadáveres no solo a los servicios funerarios sino también a la Unidad Militar de Emergencias (UME) y a los Bomberos.

El pasado martes se habilitó el Palacio de Hielo para albergar cadáveres de personas fallecidas por el coronavirus, a la espera de que las funerarias puedan hacerse cargo de ellos. López rechazó que se vaya a abrir el nuevo recurso porque este esté "colapsado", sino que se habilita para que puedan ir "tanto a uno como al otro".

"Esperemos que se vaya conteniendo el número de fallecidos como consecuencia de la acción sanitaria, pero ya estamos en un número muy importante. Estamos actuando con toda la rapidez que nos exigen las circunstancias. Recordemos que hay muchos fallecimientos, no solo en hospitales sino también en domicilios y residencias", detalló el consejero, quien señaló que espera que el pico de casos llegue "pronto" y confía en que las medidas que tomaron desd eel 9 de marzo, cuando se cesó la actividad docente presencial, haga que se "produzca la ansiada noticia".

En el ámbito de la capital, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, manifestó que a las 150 muertes que se dan de media en la capital a diario, ahora se suman 240 personas a causa del coronavirus, lo que dificultaba la "capacidad material para la incineración o el enterramiento".

Suspensión de velatorios

Por otro lado, la Comunidad de Madrid decidió suspender la realización de los velatorios de fallecidos en la región "con independencia de la causa" del deceso sea el coronavirus, por un plazo de un mes, sin perjuicio de que la medida pueda ser prorrogada por más tiempo.

Así lo recoge una instrucción de la Dirección General de Salud Pública, ante el "extraordinario incremento" de en el número de fallecidos en la Comunidad de Madrid durante los últimos días en plena pandemia de coronavirus, lo que motiva la adopción de medidas complementarias en materia de sanidad mortuoria.