01 jun 2020

Ir a contenido

reformas

El monumento al 11-M en Atocha recuperará la luz en su parte exterior y se podrá visitar a partir de abril

El paso del tiempo y las roturas afectaron a la membrana en la que figuran los mensajes de condolencia hacia las víctimas 190 del atentado

El Periódico / Agencias

Vista del acceso a salidas de la estación de tren Puerta de Atocha de Madrid. 

Vista del acceso a salidas de la estación de tren Puerta de Atocha de Madrid.  / MARTA FERNÁNDEZ JARA

El monumento en recuerdo a las víctimas del atentado terrorista del 11 de marzo del 2004 en Atocha recuperará a partir de este miércoles la luz en su parte exterior y abrirá las puertas de su interior el próximo mes de abril. 

Este monumento se terminó de construir en el 2007 y es fruto de la colaboración institucional entre el Ayuntamiento de Madrid y el Gobierno de España, a través de Renfe y Adif. Mediante un convenio de colaboración entre estas instituciones se ha venido realizando su mantenimiento y ha sido necesaria la realización de otro convenio, firmado en el 2018, para poder acometer su reforma, ha informado el Consistorio. Todos los gastos que se generan en el monumento, se repercuten a las Instituciones, 50% al Ayuntamiento, 25% a Renfe y 25% a Adif.

El monumento constaba de una piel exterior de vidrio en la que se apoyaba levemente una membrana interior de un novedoso material denominado ETFE, similar a la silicona en lámina, en la que figuraban impresos los mensajes de condolencia hacia las víctimas.

Reforma de la membrana 

Esta membrana se mantenía erguida mediante un sistema de presurización desde una sala visitable en la planta -1 de la estación de Cercanías de Atocha, lo que hacía imprescindible el mantenimiento de la impulsión de aire 24 horas, y mediante unas puertas exclusas, que también soportaban sobrepresión y que se tenían que utilizar de forma alterna, nunca a la vez, puesto que provocaba la descompresión de la sala y el desplome de la membrana interna.

Con el paso del tiempo, la membrana interior comenzó a presentar pequeñas roturas por varias partes, lo que hacía que su geometría no se mantuviera según los límites proyectados y tuviera contacto con los focos, deteriorándose los dos sistemas: la lámina soporte de los mensajes de condolencia y la iluminación.

La reforma proyectada debía dar solución al deterioro por obsolescencia de los materiales, especialmente de la membrana interior para que pueda mantener los mensajes de condolencia, mediante la implantación de un nuevo sistema que permita colgar la estructura de la membrana sin necesidad de que la sala esté presurizada y modificar la iluminación con nuevas tecnologías que garanticen la sostenibilidad energética y hagan posible una nueva visión nocturna que mantenga vivo el recuerdo de las víctimas. 

Coste de la obra 

La obra realizada ha supuesto una inversión de 300.000 euros que repercutirá en ambas administraciones. La iluminación exterior quedará programada a partir de la noche de mañana en colores suaves y, especialmente los días 11 de marzo de cada año en tonos azules, como la sala interior de monumento que es de ese color.

Asimismo, el interior se abrirá al público el próximo mes de abril, cuando se formalice la recepción de la obra por los servicios municipales. Con esta intervención, se da respuesta a una necesidad funcional de este monumento conmemorativo a la vez que se pone en valor el recuerdo de las más de 190 víctimas del brutal atentado de Atocha.