02 jun 2020

Ir a contenido

ante la fiscalía provincial de madrid

El PSOE de Madrid denuncia a la empresa de los pisos colmena por presunta estafa y publicidad engañosa

El grupo municipal expone que la promotora no cumple con las condiciones de habitabilidad al ofrecer domicilios menores a los 38 metros cuadrados exigidos

El Periódico / Agencias

Los concejales del PSOE Ramón Silva, Pepu Hernández (portavoz del grupo), Mar Espinar y Mercedes González.

Los concejales del PSOE Ramón Silva, Pepu Hernández (portavoz del grupo), Mar Espinar y Mercedes González. / ÓSCAR DEL POZO (EP)

El PSOE en el Ayuntamiento de Madrid ha denunciado ante la Fiscalía a la empresa promotora de pisos colmena, Haibu, por presunto delito de estafa y publicidad engañosa con la comercialización de este tipo de habitáculos en la ciudad de Madrid. 

Así lo recoge en un escrito dirigido a la Fiscalía Provincial de Madrid, al que ha tenido acceso Europa Press y adelantado por el diario 'El País', para solicitar que se abra una investigación sobre las prácticas de esta empresa al no estar autorizadas y aprovecharse con una oferta fraudulenta de las dificultades para acceder a un alquiler en la capital.

En su denuncia, el grupo municipal socialista explica que los denominados pisos colmena suponen la comercialización de un habitáculo en alquiler que va de 1,2 metros de alto a 2,2 de largo con un precio que oscila entre los 175 y 275 euros al mes y por los que se debe abonar, además, 300 euros de fianza.

Condiciones de habitabilidad

"Estos pisos colmena incumplen todas las condiciones de habitabilidad que, tanto el código técnico de edificación como las normas urbanísticas del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid, establecen para considerar habitable una vivienda", argumenta el PSOE para aludir a la intervención realizada sobre este tema por el delegado de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes, en la comisión municipal del ramo del 22 de enero.

Al respecto, expone que las condiciones de habitabilidad determinan que las alturas libres de las viviendas no pueden ser inferiores a 2,5 metros y las superficies útiles de los pisos tampoco pueden ser menores a los 38 metros cuadrados, incluyendo estancias, comedor, cocina, dormitorio y aseo. "Así como las condiciones de iluminación y ventilación natural de cada superficie útil de la vivienda, excepto los aseos", incide la denuncia cursada ante el Ministerio Público.

Por tanto, el PSOE ve "evidente" que estos pisos colmena "incumplen claramente las condiciones de habitabilidad que establecen las normas urbanísticas" aunque los responsables de Haibu afirman en sus ofertas de comercialización que cuentan con licencias oficiales para su funcionamiento y que otras no cuentan con ella pero que se gestionarán su permiso entre cuatro y ocho meses.

Desafío a las autoridades municipales

"Es notorio el engaño que en la información anterior se produce por parte de los responsables de Haibu, a pesar de las reiteradas manifestaciones públicas de los responsables de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid que han advertido de la ilegalidad de los pisos colmena", apostilla el escrito del PSOE. Asimismo, concluye que este "negocio" importado de los pisos cápsula del oriente asiático "trata de aprovechar las difíciles condiciones de acceso a la vivienda en alquiler de Madrid, que en el último año se disparaba hasta los 3.800 euros por metro cuadrado".

"Es indiscutible que la empresa Haibu conoce la normativa del mercado donde quiere operar y, a pesar de ello, continúa con su oferta de pisos colmena con evidente ánimo de lucro a costa de los clientes (...) que son víctimas del engaño, desafiando incluso a las propias autoridades municipales", concluye la denuncia para alertar que puede haber miles de afectados que "de buena fe" entregan las cantidades requeridas por la empresa para reservar y alquilar los habitáculos.

El Ayuntamiento impedirá la implantación de los pisos

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, subrayó su oposición a la implantación de estas viviendas en la capital, las cuales ha indicado que no permitirán que lleguen a la ciudad. "Ya hemos dejado clara cuál es nuestra postura, y que no dude la empresa de que llegaremos al final en el cumplimiento de la ordenanza", advirtió.

Así, afirmó que si hay construcciones de esta tipología que no se adaptan a la normativa no permitirán que estén en la ciudad de Madrid. "Y si quieren echar un pulso, entonces se tendrán que atener a las consecuencias", reiteró.