22 feb 2020

Ir a contenido

ALERTA ALIMENTARIA

La pizzería de Madrid con ratas e insectos precintada no contaba con licencia de actividad

Carecía de permiso para la venta de alimentos

Europa Press

Agentes de la policía municipal de Madrid.

Agentes de la policía municipal de Madrid. / Twitter

La pizzería en el barrio de Las Letras que fue precintada ayer al detectarse ratas y varios insectos en su interior no disponía de licencia ni declaración responsable para desempeñar actividad hostelera, según explicaron fuentes.

Las mismas fuentes detallan que constaba en el establecimiento ubicado en la calle Príncipe una declaración responsable fecha de agosto de 2016 para implantar una actividad de venta menor alimentación, pastelería, repostería y confitería con barra degustación y realización de obras de acondicionamiento. Esa declaración se declaró "ineficaz" y se ordenó el cese con fecha de 14 de agosto del año pasado, que fue notificada el 5 de septiembre de 2018.

Esa declaración se declaró "ineficaz" y se ordenó el cese con fecha de 14 de agosto del año pasado, que fue notificada el 5 de septiembre de 2018."Es decir, que no cuenta con título habilitante para ejercer la actividad, ni licencia ni declaración responsable". Ahora, según apuntan desde el Consistorio, estaban ejerciendo "una actividad distinta" de para la que pidieron licencia, por lo que se ha precintado.

La Policía Municipal de Madrid detectó graves deficiencias higiénico sanitarias en esta pizzería al comprobar que había ratas y diversos insectos "campando a sus anchas". Como consecuencia de ello, se ha procedido al precinto del establecimiento.

Según fuentes del Cuerpo municipal , una patrulla se desplazaron a este local ubicado en el número 7 de la calle Príncipe sobre las 4.42 horas tras recibir un aviso de Policía Nacional, de que el local estaba abierto y funcionando con un local encargado.

Así, los agentes de Policía Municipal accedieron al establecimiento, de grandes dimensiones, y constaron que había "graves deficiencias" higiénico-sanitarias, con varias ratas e insectos recorriendo el local.

Por tanto, se cursó la personación de grupos técnicos-sanitarios que inspeccionaron el local y se informó por parte de este trabajador a los propietarios del negocio de la situación, pero se negaron a comparecer.

Por su parte, la delegada del área de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, Inmaculada Sanz, indcó que se procedió al precinto del local tras encontrarse en su interior unas "circunstancias que desde luego no eran las adecuadas a nivel sanitario".