28 nov 2020

Ir a contenido

la policía desarticula un grupo

Atracaban a borrachos en la Plaza Mayor de Madrid y luego les chantajeaban para lograr sexo

Seleccionaban a las víctimas aprovechando su vulnerabilidad y les obligaban a entregar sus efectos personales

El Periódico / Agencias

Agentes de la policía municipal de Madrid.

Agentes de la policía municipal de Madrid. / Twitter

La Policía Nacional ha desarticulado un grupo organizado especializado en atracar de madrugada a personas en estado de embriaguez en el entorno de la Plaza Mayor y Sol de Madrid, a quienes en ocasiones los ladrones ofrecían mantener relaciones sexuales para recuperar lo robado.

La investigación se inició cuando los agentes, tras analizar varias denuncias, concluyeron que podría existir un grupo organizado dedicado a cometer robos con violencia o intimidación en la zona centro de Madrid. Después de varias pesquisas pudieron detectar que estos individuos solían actuar en las inmediaciones de la Puerta del Sol y de la Plaza Mayor y generalmente en horas de madrugada.

Seleccionaban a las víctimas en algunos casos aprovechando su vulnerabilidad dado su estado de embriaguez y así se acercaban a ellas en grupos de tres a cinco personas obligándoles a entregarles todos sus efectos personales como dinero, documentación, teléfonos móviles o tarjetas bancarias.

Registro en las viviendas

En algunas ocasiones ofrecían a las víctimas recuperar lo que les habían sustraído si accedían a mantener relaciones sexuales con ellos, ha informado la Jefatura Superior de la Policía de Madrid. Una vez los agentes lograron identificar a todos los miembros del grupo, fueron detenidos como presuntos autores de dos robos con violencia e intimidación así como pertenencia a grupo criminal, además comprobaron que entre ellos se encontraba un menor de edad.

En otra operación paralela, los mismos investigadores detuvieron a un varón como presunto responsable de 11 robos con violencia cometidos a personas de avanzada edad a las que abordaba cuando entraban en su portal. En ese momento, y mediante un tirón, les robaba las joyas que portasen provocando que algunas víctimas cayesen al suelo.

En caso de que alguna le reprochase el robo se dirigía hacia ellas con gestos amenazantes e intimidatorios. En el registro realizado en el domicilio de este individuo los agentes encontraron joyas, un ordenador portátil y teléfonos móviles presumiblemente procedentes de sus robos así como las prendas de vestir que utilizaba en ellos