14 ago 2020

Ir a contenido

Componente cancerígeno

Metro lanzó en 2009 contratos para retirar amianto en las estaciones de Oporto y Herrera Oria

Comisiones Obreras ha indicado que este hecho es una "constatación más" de que Metro no informó a los trabajadores de la presencia de amianto

Desde la ente madrileña han expuesto que pactaron con una empresa especialista para la retirada del componente cancerígeno

El Periódico / Agencias

La estación de Sol del Metro de Madrid. 

La estación de Sol del Metro de Madrid.  / EFE


Metro de Madrid desplegó en el año 2009 contratos para retirar placas de fibrocemento con amianto en las bóvedas de dos estaciones de su red, en Herrera Oria (L9) y en Oporto (L6), actuaciones que fueron llevadas a cabo por una empresa especializada en la manipulación de este material potencialmente cancerígeno y se acometieron con "todas las garantías de seguridad".

En mayo de 2009, Metro de Madrid elaboró la propuesta de contratación para el desmontaje de placas con fibrocemento en la estación de Herrera Oria tras registrarse en abril un desprendimiento en el falso techo de esa parada.En la parte descriptiva de ese documento, se especifica que las impermebilizaciones en ese falso techo son de amianto, "lo que obliga a su tratamiento" por parte de personal y empresas especializadas. 

Por otro lado, en noviembre de ese año, la empresa también diseñó un contrato para la remodelación de la bóveda y los andenes de la estación de Oporto y en el detalle por secciones a acometer en la obra figura el desmontaje de placas de fibrocemento, que también deberá acometerse por parte de una empresa especializada.

Respuesta del exconsejero delegado

Desde la sección de CC.OO. (Comisiones Obreras) en Metro de Madrid han indicado que estos contratos de retirada de amianto "son una constatación más" que refuerza su convencimiento de que Metro de Madrid no informó a los trabajadores de la presencia de amianto (y los consiguientes riesgos para la salud de éstos) en instalaciones y se suma al polémico informe de 2003 que apuntaba a la presencia de asbesto en diversos enclaves de la red.

También rememoran que la comisión de investigación de la Asamblea decretó que Metro fue "negligente" y ocultó la presencia de amianto en las instalaciones pese a conocerla desde hace casi tres décadas.  El diario 'El País' adelanta que esta documentación fue remitida al Comité de Empresa hace unos días de forma anónima.

El consejero delegado del suburbano en esa época era Ignacio González Velayos, quien en la Asamblea de Madrid aseguró que "jamás" recibió ningún informe sobre la presencia de amianto en Metro y que alguien no informó adecuadamente a la cadena de mando de esa situación.

Retirada de amianto 

Fuentes de Metro afirmaron que en 2003 con la entrada en vigor de la normativa sobre amianto, la empresa realizó un mapa de la presencia de asbesto tanto en la red como en los trenes. Una vez realizado este mapa, por un lado, Metro "encapsuló" todas las piezas de los trenes que pudieran contener amianto y, por otro, se "aseguró" de que el amianto detectado en su red estuviera "en buen estado y que no había peligro de exposición ni para los viajeros ni para los trabajadores".

Además, exponen que si cuando ha habido que realizar algún trabajo o remodelación de estaciones se tenía que actuar en zonas con este material, Metro ha contratado a una empresa especialista en la gestión de amianto (empresa RERA) para que lo retirara de las instalaciones. Los trabajos se realizan "siempre por empresas especializadas y Metro siempre sigue sus protocolos de actuación", agregan desde el suburbano.

En este contexto, en 2009 Metro suscribió dos contratos con empresas especializadas en la gestión de amianto para que retiraran este material de las bóvedas de las estaciones de Herrera Oria y Oporto. "Esos contratos se ejecutaron y el amianto de esas zonas se retiró con todas las garantías de seguridad", han especificado desde la compañía.