Ir a contenido

memoria de 2018

La Fiscalía constata sobresaturación e instalaciones deficientes en el CIE de Aluche

"En términos generales" las instalaciones "presentan un correcto estado" de conservación y limpieza

Europa Press

La Fiscalía constata sobresaturación e instalaciones deficientes en el CIE de Aluche

La Fiscalía General del Estado refleja en su memoria anual información reportada por los Fiscales Delegados de Extranjería tras sus trece visitas en 2018 a los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) constatando sobresaturación e instalaciones deficientes en centros como los de Murcia, Algeciras o Madrid.

La institución que dirige María José Segarra explica que, en la actualidad, en España existen siete CIE, unas instalaciones policiales de carácter no penitenciario para poder ejecutar la expulsión del territorio: el de Algeciras, "solo en funcionamiento muy limitado por su situación precaria"; el de Barcelona; Las Palmas, cerrado desde el mes de agosto de 2018 para su remodelación; Madrid; Murcia; Tenerife; y Valencia.

Así, de la información recibida por parte de los Fiscales Delegados de Extranjería, el Ministerio Fiscal señala como relevantes algunos datos sobre los distintos Centros de Internamiento de Extranjeros en funcionamiento en España.

El centro de Aluche

En relación con el CIE de Madrid-Aluche, en opinión de la fiscal delegada de Madrid, "la infraestructura y dotación del centro no son las idóneas para acoger a un número tan importante de personas, siendo necesaria la construcción de un nuevo centro de mayores dimensiones, compuesto de instalaciones amplías adecuadas a las necesidades de los internos, para garantizar adecuadamente sus derechos y bienestar". No obstante, la Fiscalía cree que "en términos generales" las instalaciones del CIE de Madrid-Aluche "presentan un correcto estado" de conservación y limpieza, si bien alerta de "un deterioro progresivo" del centro "derivado del uso y la constante afluencia de personas". 

Este martes diez internos protagonizaron una fuga desde una ventana descolgándose por varias sábanas atadas entre sí y la Policía Nacional, que custodia las instalaciones, logró detener a tres de los fugados poco después.