Ir a contenido

LA VUELTA AL COLEGIO

Una veintena de centros educativos arrancarán el curso con obras en Madrid

La viceconsejera de Educación asegura que "no habrá ningún prefabricado en la Comunidad de Madrid, al contrario de lo que pasa en otros sitios de España"

Europa Press

Vuelta al cole en un centro de Barcelona.

Vuelta al cole en un centro de Barcelona. / EFE / ALEJANDRO GARCÍA

Una veintena de centros educativos públicos arrancarán el curso 19/20 con obras, una situación que afectará a "menos del 2% del total de centros públicos que existen en la Comunidad de Madrid, que son 1.127", y al 1,15% de los alumnos de la educación pública madrileña.

Así lo ha señalado la viceconsejera de Organización Educativa, Pilar Ponce, en declaraciones a los medios de comunicación, a una semana del inicio del curso, previsto para el 9 de septiembre. Ponce ha destacado que la Comunidad de Madrid está construyendo 10 centros nuevos y realizando 43 ampliaciones con un presupuesto total de 65 millones de euros.

En particular, ha subrayado que "no habrá ningún prefabricado en la Comunidad de Madrid, al contrario de lo que pasa en otros sitios de España", y que tampoco habrá ningún alumno desplazado con necesidad de utilización de transporte.

Ponce ha precisado que se ha solicitado a dos centros de Educación Infantil y Primaria, el colegio Averroes, en Arroyomolinos, y La Garena, en Alcalá de Henares, que los alumnos que tendrían que ir al instituto cursen en dichos centros primero de la ESO.

Normalidad y seguridad

Respecto a las obras sin acabar, ha hecho hincapié en que "se ha estado trabajando" para que "la convivencia de los alumnos con las distintas intervenciones que se están realizando" se desarrolle "con la mayor normalidad, sin que se interrumpan las clases y, por supuesto, con la más absoluta seguridad tanto para los alumnos como para el personal docente y del centro".

Asimismo, ha apuntado que las ampliaciones "van desde intervenciones en parcelas contiguas a los actuales centros, a otras que están aisladas dentro del propio espacio del centro y que, en cualquier caso, permiten que esas intervenciones, esas obras, sean prácticamente imperceptibles para los alumnos y siempre con la máxima seguridad".