17 feb 2020

Ir a contenido

LA POLÍTICA DEL PP, DISPUESTA A NEGOCIAR

Vox exige un "programa único común" con PP y Cs para investir a Díaz Ayuso

Los de Abascal fijan de plazo hasta el 2 de julio

Miguel Ángel Rodríguez

La portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio.

La portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio. / Javier López (EFE)

Tras dar portazo a PP y Cs en los ayuntamientosVox ha abierto un "periodo de negociación con todos los partidos" de cara a la investidura del próximo presidente de la Comunidad de Madrid que durará hasta el próximo martes 2 de julio a las 14:00 horas. El partido de Santiago Abascal evita señalar a la popular Isabel Díaz Ayuso como la principal candidata para liderar el gobierno autonómico, aunque matizan que tienen como prioridad "evitar políticas del consenso socialdemócrata". 

No obstante, para mantener al PP al frente de la Asamblea de Madrid, Vox ha fijado una serie de condiciones. Entre las líneas rojas para alcanzar un consenso está la firma de "un programa único común" en el que estén las rubricas de "las tres partes" -populares, liberales y 'voxistas'- . En este sentido, subrayan la necesidad de que aquellas formaciones con las que lleguen a acuerdos "suscriban abiertamente un acuerdo con Vox". 

Recordando el incumplimiento del pacto del Ayuntamiento de Madrid, los de Abascal también han subrayado la necesidad de dialogar con "partidos responsables y leales" que cumplan con las medidas que firmen. En esta línea, el portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, ha asegurado que el documento que recogía la formación de Gobiernos de coalición contaba con "el conocimiento y la aquiescencia" de Cs, pese a estar firmado solo por PP y Vox. 

La candidata de Vox en la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, ha explicado que "cualquier acuerdo que suscriba Vox deberá incluir" sus principales ejes programáticos entre los que están la "prosperidad" -"eliminar o bajar todos los impuestos existentes" o realizar una auditoría de las subvenciones-, la "libertad de educación y de pensamiento" y el "cumplimiento de la legalidad" -"suprimir ayudas a los inmigrantes ilegales", requerir al país de origen el pago de la factura sanitaria de los inmigrantes-.

Monasterio también ha pedido eliminar de la leyes contra la LGTBifobia y de Identidad de Género de la Comunidad de Madrid, entre otros artículos, los que recogen las sanciones, el apoyo a la diversidad en colegios y la inversión de la carga de la prueba.

Ayuso, abierta a negociar

Díaz Ayuso está dispuesta a negociar con Vox y con Ciudadanos, pero se niega a entrar "en ningún debate estéril que vuelva a dividir a la sociedad" y tampoco negociará competencias que no sean autonómicas. La candidata del PP se ha mostrado dispuesta a ser una "horquilla en las negociaciones" entre Cs y Vox después de Rocío Monasterio (Vox) haya planteado exigencias como repatriar a menores extranjeros, suprimir ayudas a inmigrantes ilegales y derogar artículos que a su juicio atentan contra "la libertad de los padres a educar a sus hijos", citando la Ley de Identidad y Expresión de Género y la normativa contra la LGTBifobia.  

Díaz Ayuso se ha mostrado partidaria además de fijar una fecha para la investidura y que "ya por el camino" se entiendan los tres partidos viendo diferencias y matices.

Por su parte, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha apelado a las vías que abre la Ley de Capitalidad para dar encaje al acuerdo suscrito con Vox y espera reunirse esta semana con la formación, pese a que ayer el partido de Santiago Abascal rompía de forma unilateral el pacto firmado el pasado 15 de junio al entender que se estaba incumpliendo.