Ir a contenido

36.200 euros

El SERMAS indemnizará a un paciente por provocarle disfunción eréctil durante un estudio de fertilidad

Un estudio de fertiilidad provocó que el afectado tuviese que ser reintervenido en tres ocasiones

El Periódico / Agencias

Médicos en el quirófano de un hospital.

Médicos en el quirófano de un hospital. / JOAN CORTADELLAS

El Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) indemnizará con 36.211 euros a un paciente al que se le ocasionó una disfunción eréctil durante las pruebas para practicarle un estudio de fertilidad.

Así lo recoge una resolución de la Secretaría General Técnica de la Consejería de Sanidad que estima parcialmente la reclamación de daños y perjuicios formulada por el paciente y tramitada por los servicios jurídicos de la asociación 'El Defensor del Paciente'. 

En este escrito, la Consejería de Sanidad resuelve indemnizar a este hombre al haberse acreditado la vulneración de la 'lex artis' en la asistencia sanitaria. Para ello, se basa en un dictamen pericial a instancia del SERMAS bajo el baremo recogido en el año 2009. 

Varias operaciones

El afectado alegaba mala praxis en la realización de la biopsia testicular llevada a cabo en este estudio de fertilidad, intervención a la que imputa la estenosis uretral que le fue posteriormente diagnosticada y le obligó a ser reintervenido en tres ocasiones

El paciente, de 45 años de edad, fue diagnosticado de azooespermia y derivado a la Unidad de Reproducción Asistida para la realización de una recuperación quirúrgica de espermatozoides mediante una biopsia testicular, que se llevó a cabo el 17 de febrero del 2009 por Ginecólogos de la Unidad de Reproducción Humana del Hospital Gregorio Marañón. 

Por un abordaje "inadecuado" o por un "sondaje mal realizado" trajo consigo la lesión de la uretra que motivó las operaciones posteriores y ocasionándole una fibrosis cicatricial con resultado de disfunción eréctil, detalla la asociación 'El Defensor del Paciente'. 

Absolución de los ginecólogos

Estos hechos fueron enjuiciados por el Juzgado de lo Penal de Madrid, resultando absueltos los ginecólogos implicados, entre otras razones porque existían dudas relativas al motivo de la lesión (biopsia realizada por los médicos o sondaje realizado por los enfermeros), pero reconociendo en la sentencia del 2017, que el paciente había sufrido un daño por el que necesariamente debía ser resarcido. 

Finalizada la vía penal, se retomó la administrativa en la que el Servicio Madrileño de Salud ha dictado resolución en favor de la indemnización.

Carlos Sardinero García, abogado del afectado y de la Asociación El Defensor del Paciente, considera que resulta "un buen precedente" reconocer "el derecho al resarcimiento en supuestos como este, en el que los Servicios sanitarios provocan un daño y no son capaces de ofrecer una explicación coherente de lo sucedido".