Ir a contenido

Inyecciones con mucho aire

La auxiliar acusada de asesinar a dos ancianas en el Hospital de Alcalá: "Nunca sería capaz"

El juez reclama 40 años de prisión y el pago de una indemnización de 92.000 euros a los familiares de las víctimas

El Periódico / Agencias

 La Audiencia Provincial de Madrid.

 La Audiencia Provincial de Madrid. / Europa Press

Beatriz López Doncel, la auxiliar de enfermería acusada de asesinar a dos pacientes ingresadas en el Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, ha defendido en el juicio su inocencia y ha afirmado entre lágrimas que "no sería capaz de quitarle la vida a nadie", recalcando que se "dejó la piel" en el hospital cuidando a las personas y criticando que se le acuse de algo "horrible" sin tener prueba alguna ante el jurado popular que la juzga en la Audiencia Provincial de Madrid.

"Llevo sufriendo un año encerrada en una cárcel sin pruebas y se me sigue llamando asesina y por qué", ha lamentando la procesada entre sollozos en su declaración durante la primera sesión de la vista oral, en la que ha recriminado que se le haya destrozado la vida después de estar doce años trabajando en este hospital madrileño.

La encausada ha subrayado que ha padecido por muertes de pacientes "pero de ahí a decidir por lástima o por pena provocar la muerte", "no". "Para eso están los familiares porque yo no tengo pérdida alguna. No sería capaz de quitarle la vida a nadie", ha señalado recordando lo que sufrió cuando falleció su abuela.

Se investigan cinco nuertes más 

La acusada, que presuntamente mató a dos ancianas en 2015 y 2017 inyéctandoles aire en las venas -aunque según las acusaciones pudo haber asesinado hasta cinco más- ha asegurado que ni formaba parte de su trabajo por su condición de auxiliar manipular objetos punzantes como jeringuillas, ni conocía a las víctimas o tenía "motivo alguno" para matarlas.

Ha alegado que en el caso de la primera muerte, incluso avisó a la enfermera y a los médicos de que la paciente se encontraba muy enferma, lo que, según su defensa, "es incompatible con la idea de que fuera ella quien causara la muerte". 

Procesada por dos asesinatos

Hace un año, el juez de instrucción número 4 de Alcalá de Henares procesó a la auxiliar por dos delitos de asesinato y otro en grado de tentativa. Éste último no ha sido contemplado por la Fiscalía.

También reclama que se le imponga la medida de libertad vigilada consistente en la prohibición de desempeñar actividades como auxiliar de clínica en cualquier hospital o centro médico, durante un período de diez años. También pide que indemnice 92.000 euros a los familiares de las víctimas. 

Muertes en el hospital

Beatriz L.D., según se desprende del escrito de acusación, trabajaba desde el 2004 como auxiliar de clínica el hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares "siendo sus funciones el cuidado y atención de los pacientes ingresados en las habitaciones asignadas al control de enfermería B de la plana 5ª dedicada al servicio de la medicina interna". 

Así, el 29 de julio del 2015 la acusada entró en una habitación ocupada por una paciente de 92 años a quien se le iba a dar el alta al día siguiente, "y con ánimo de causar su muerte de forma inmediata y aprovechando que en esos momentos no se encontraba acompañada de ningún familiar", le inyectó con una jeringuilla una gran cantidad de aire en el sistema circulatorio a través de una vía.  A consecuencia de ello la paciente entró en parada cardiorrespiratoria y falleció poco después a causa de una embolia gaseosa pulmonar masiva.

Dos años más tarde, en concreto el 2 de agosto del 2017, la enfermera entró en la habitación de una paciente de 86 años a quien inyectó con una jeringuilla una gran cantidad de aire a través de una vía que provocó su fallecimiento a las pocas horas. La acusada se encuentra privada de libertad desde el 5 de agosto del 2017.