11 ago 2020

Ir a contenido

CANDIDATA A LA ALCALDÍA DE 'ABUELAS POR PATONES'

Así es Charito, la abuela-política de 95 años: gravar al turista y cuentas en pesetas

La aspirante a presidir el Ayuntamiento decidió convertir las charlas con sus amigas al sol en un partido

El Periódico / Agencias

María del Rosario, ’Charito’, candidata a la Alcaldía de Abuelas por Patones.

María del Rosario, ’Charito’, candidata a la Alcaldía de Abuelas por Patones. / Europa Press

María del Rosario, 'Charito', de 95 años ha votado este jueves por correo a las elecciones municipales de Patones, el pueblo en el que vive y en el que es candidata a la Alcaldía por Abuelas por Patones, una plataforma con la que busca "cuidar el turismo" y, de paso" ver si le "hacen algo de caso". 

Ha explicado que ha votado por correo porque tiene que "recibir a tanta prensa" que no le va a dar tiempo a depositar su voto en la urna el próximo 26 de mayo y prefiere "estar más tranquila" cuando se entere de si finalmente su partido consigue hacerse con la Alcaldía de Patones. 

'Charito' revolucionó a su pueblo cuando decidió convertir las charlas con sus amigas al sol en un partido político. "No dicen nada, están asustados en el pueblo. Cómo una señora... Imagínese como me mirarán, es que no me lo explico", ha confesado tras ser preguntada por cómo recibieron en Patones su candidatura. 

"Me presento ahora porque es cuando se me ha ocurrido, hijo mío. Tengo ya muy pocos días por delante y, por pocos que me queden, a ver si así me atienden. A ver si toca la flauta por casualidad", ha comentado entre risas ante la sede de correos de la calle Orense.

Formar la plataforma fue "muy fácil"

Asimismo ha explicado que formar la plataforma fue "muy fácil", porque en la misma calle donde ella vive también lo hacen seis de las candidatas de su lista. Confía en que el partido "tiene futuro" aunque a ella ya no le quede "mucho tiempo", porque hay compañeras "más jóvenes" que continuarán el proyecto. "La más joven tiene 63 años, a ellas les queda más fuerza", ha precisado entre risas.

Su principal reivindicación es construir un parking en el pueblo, con tal de "cuidar el turismo". También supone una baza económica ya que cobrando "tres euros la hora" tendrían dinero para poder hacer muchas más cosas.

De llegar a la Alcaldía las cuentas municipales estarían en pesetas porque no va "a cambiar ahora". "Calculamos que con el parking podríamos sacar 45.000.000 de pesetas al año", ha pronosticado la candidata.

Con ese dinero recaudado ha proyectado una piscina municipal, el soterramiento de las líneas de luz y electricidad, y una residencia de mayores. Eso sí, los jóvenes estarían exentos de pagar por ir a Patones, ya que "el turismo hay que mimarlo". Del pueblo ha destacado su montaña y ha recomendado subirse al monte con un libro o a "leer el cielo, que parece que te ilumina y te hace vivir un poco". 

A pesar de haberse presentado, considera "imposible" hacerse con la Alcaldía, pero califica de "victoria" que cualquiera de sus peticiones fuesen escuchadas por el siguiente Ejecutivo municipal.

Carmena, joven a su lado

Entre las comparaciones que le han hecho estos días han sido con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, a la que saca 20 años y a la que ha descrito como "joven" a su lado. "A mi me gusta" pero no me convence que no pueda pasar con su coche por el centro porque "está pasado de moda". "Esta señora arreglará poco a poco todo lo que nos haga falta, no cabe duda", ha manifestado. 

De los candidatos de las pasadas elecciones generales ha confesado que de "cada uno se coge un detalle", pero que aún "tienen que estudiar muchísimo" para el puesto y les ha recomendado "volver a la universidad

Para el Ejecutivo regional sí que ha tenido críticas que hacerle, especialmente por la "dejadez" hacia los pueblos."La Comunidad de Madrid parece que está dormida y si hace algo parece que no me entero", ha criticado la candidata a la Alcaldía de Patones, y ha señalado esta inactividad como uno de los motivos que le hizo saltar a la primera línea política de su pequeño pueblo de 550 habitantes de la Sierra Norte madrileña