10 jul 2020

Ir a contenido

Debate electoral

Carmena critica el "frentismo" de las derechas mientras Vox y PP se abren a un pacto 'a la andaluza'

Ciudadanos rehúsa fijar su posición sobre un posible acuerdo tripartito para la alcaldía de Madrid

Ortega Smith propone que el Orgullo LGTBI se haga en la Casa de Campo

Europa Press

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. / Fernando Alvarado (EFE)

La alcaldesa de Madrid y candidata de Más Madrid, Manuela Carmena, ha criticado en el debate organizado por Prisa el "frentismo" de las derechas con PP, Cs y Vox, mientras que Madrid En Pie Municipalista aboga por acuerdos con la izquierda, pero siempre que "no sea para hacer políticas de la derecha". Dentro de ese bloque de izquierdas, el PSOE apuesta por el acuerdo entre fuerzas progresistas para que la capital resista el "fantasma que recorre Europa".

Frente a esta posición, Vox está dispuesto a reeditar un pacto 'a la andaluza' con PP y Cs para acabar con la etapa de la "izquierda sectaria" e "inútil" en la gestión, mientras que el PP también ha insistido en que llegará a alianzas para desalojar a la "izquierda radical" en el Consistorio. No obstante, Ciudadanos ha indicado que pondrá su programa de gobierno como condición para alianzas y que los partidos que quieran apoyarlo "van a ser bienvenidos".

En el debate municipal organizado por El País y la Cadena SER, Carmena ha recordado que durante estos cuatro años se han conseguido acuerdos en el Pleno con todas las formaciones, pero llegados a este momento, en plenas elecciones, "es muy propio hacer frentismo".

"Creo que esta tarde se reúne la señora (Begoña) Villacís con (José Luis Martínez) Almeida y alguien de Vox para combatir el Frente Popular. Me preocupa el frentismo porque es una equivocación", ha opinado.

Gobierno de progreso

La candidata de Más Madrid ha avanzado que en la plataforma estarán siempre con un gobierno de progreso, preferentemente del PSOE con otras formaciones de izquierdas. De este modo se ha referido a IU Madrid en Pie Municipalista, cuyo número uno, Carlos Sánchez Mato, ha abogado por acuerdos con la izquierda pero siempre que "no sea para hacer políticas de la derecha".

Con quien tiene claro que jamás pactarían son "con los que hacen de la corrupción una forma de vida o con quien no acepta la igualdad real de mujeres y hombres".

La candidata de Ciudadanos, Begoña Villacís, ha recalcado que en materia de pactos se debe ser "transparente" y que si los votantes les dan opción de liderar el Gobierno local, van a poner su programa como condición, por lo que los partidos que quieran apoyarles serán "bienvenidos".

Más rotundo se ha mostrado su homólogo en el PP, José Luis Martínez Almeida, quien ha insistido en que no va a pactar con "quienes apoyan a los ilegales, incendian Lavapiés", generan "inseguridad" y pretendan "reescribir el pasado". Por ello, tiene claro que pactará con aquellos que se opongan a la "izquierda radical".

Contra los impuestos y los atascos

Por su parte, el candidato de Vox a la Alcaldía, Javier Ortega Smith, ha aseverado que su pacto es "con cada uno de los madrileños, con los que pagan impuestos y soportan los atascos terroríficos" para recalcar, en materia de alianzas políticas, que lo que no va a hacer es llegar acuerdos con la "extrema izquierda sectaria".

En consecuencia, ha aseverado que si PP y Ciudadanos apoyan el programa de Vox, estarán "encantados" de lograr un pacto similar al que se dio en la Junta de Andalucía, aunque ha augurado que les tocará a estas formaciones apoyarle para llegar a la Alcaldía, una afirmación que su homólogo en el PP ha tildado con ironía de un "tanto optimista".

Ortega Smith ha enfatizado que los madrileños tienen que ser "valientes" y que Vox ha demostrado durante el debate entre candidatos que viene con las "cosas claras" y que viene a combatir las políticas de izquierda en contraposición a otras formaciones políticas de derecha, que solo les "ríen las gracias". De igual modo, ha asegurado que reducirá el IBI en la capital junto a la revisión a la baja de los valores catastrales, eliminará tasas que dificulten la actividad económica y derogará Madrid Central, medida que simboliza el "prohibicionismo" del actual Gobierno local dirigido por Manuela Carmena. También ha insistido en la idea de trasladar la fiesta del Orgullo LGTBi en Madrid del barrio de Chueca, enclave tradicional de esta celebración, a la Casa de Campo para no generar molestias a los vecinos, junto a la obligación de que los organizadores paguen el coste del servicio de limpieza. Uno de sus objetivos para el nuevo mandato, en caso de lograr la Alcaldía de la capital, es bajar la presión fiscal de Madrid, que es la "más alta" del país, y conseguir que se llegue a un presupuesto de equilibrio "cero", es decir, que la corporación no gaste más que lo que ingresa.

El fantasma de la ultraderecha

El candidato socialista al Consistorio, Pepu Hernándezha recalcado que en estos comicios, como ocurrió en las elecciones generales, se dirime la opción de que gobierne la izquierda o las derechas y que Madrid debe resistir el "fantasma que asola Europa", en referencia al alza de la extrema derecha.

Por tanto, ha enfatizado que quiere una ciudad "abierta", a la "vanguardia" de las políticas progresistas y que defienda la libertad. Preguntado sobre si en su política de alianzas entra Ciudadanos, Hernández ha dicho que no es una cuestión que depende de ellos porque el partido naranja es el que ha dejado claro sus preferencias en materia de alianzas.